Londres (Reuters).- El cotizaba a menos de US$ 62 por barril porque no consiguió consolidar las ganancias de más de un 1% de la sesión anterior ante dudas de analistas que consideran que una reciente corriente alcista de los precios puede ser excesiva.

"La falta de continuidad del alza de ayer (martes) es preocupante y hay muchas razones para mantenerse neutral y observar con cuidado", dijo Robin Bieber, director y analista técnico de PVM Oil Associates.

Los precios del petróleo han subido más de un 35% desde que cayeron a un mínimo de casi seis años de US$ 45.19 en enero, debido al apoyo de un menor gasto de empresas del sector y menos plataformas operando en Estados Unidos.

A las 10:46 GMT, los futuros del crudo Brent bajaban US$ 1.21, a US$ 61.32 por barril. Mientras que los estadounidense se negociaban en US$ 52.75, con una baja de 78 centavos.

Los volúmenes eran notoriamente más bajos de lo habitual a comienzos de la sesión, porque muchos países de Asia iniciaron las celebraciones del Año Nuevo Lunar, que se prolongarán por el resto de la semana.

Analistas de BNP Paribas dijeron que la reciente alza de los precios era prematura, considerando que los inventarios de petróleo en Estados Unidos están en máximos históricos.

Los inventarios comerciales de petróleo estadounidense son ya los más altos de los que se tenga registro y se prevé que hayan subido nuevamente la semana pasada en 3.1 millones de barriles, según un sondeo de Reuters.