Los inventarios de cobre en la Bolsa de Metales de Londres siguen cerca de un mínimo de 16 años, y los precios al contado se cotizan por encima de los futuros. Esa escasez está ayudando a proteger a la materia prima de referencia de las amenazas macroeconómicas, como la desaceleración de China y cómo el impacto de la variante ómicron del coronavirus afectará una recuperación mundial que ya es frágil. (Foto: Bloomberg)
Los inventarios de cobre en la Bolsa de Metales de Londres siguen cerca de un mínimo de 16 años, y los precios al contado se cotizan por encima de los futuros. Esa escasez está ayudando a proteger a la materia prima de referencia de las amenazas macroeconómicas, como la desaceleración de China y cómo el impacto de la variante ómicron del coronavirus afectará una recuperación mundial que ya es frágil. (Foto: Bloomberg)