(Reuters).- El precio del cobre se mantenía estable y se encaminaba a cerrar plano febrero por las persistentes preocupaciones por una , aunque comentarios tranquilizadores de la presidenta de la limitaban las pérdidas.

Este fin de semana se conocerán datos del sector manufacturero en China y un sondeo de Reuters predice que la actividad se habría expandido levemente en febrero, cayendo a mínimos de ocho meses que indicarían que sigue en marcha una modesta desaceleración.

A favor del cobre, la presidenta de la Fed, , afirmó que un invierno inusualmente frío parecía estar detrás de las recientes señales de debilidad en la economía de Estados Unidos. Además, un dólar débil hacía que los metales transados en esa moneda resultaran más baratos para inversores fuera de Estados Unidos.

El cobre a tres meses en la perdía un 0.17%, aUS$ 7,013.25 por tonelada, después de caer en la víspera a US$ 6,993.50 por tonelada, su menor nivel en casi tres.

Los precios de los metales cotizaban con pocos cambios después de que el Gobierno de Estados Unidos recortó su estimación del crecimiento del cuarto trimestre del 2013, debido a que el gasto del consumidor y las exportaciones fueron menos robustos a lo inicialmente calculado.

El cobre en Londres ha borrado los avances de principios de febrero y se encamina a cerrar plano en el mes, con un retroceso de más de un 4% en lo que va del año.

Los mercados esperan con nerviosismo una reunión la próxima semana del Congreso del Pueblo chino, que podría revisar a la baja las proyecciones de crecimiento del país, mientras que la inestabilidad política en Ucrania está afectando el apetito por el riesgo entre los inversores.