Los “consumidores-ciudadanos” exigen que las marcas tengan un propósito basado en no hacer daño al otro, en mantener estrategias de responsabilidad social activas y en tomar una postura ética referente a temas de interés nacional.
Los “consumidores-ciudadanos” exigen que las marcas tengan un propósito basado en no hacer daño al otro, en mantener estrategias de responsabilidad social activas y en tomar una postura ética referente a temas de interés nacional.