"Se trata de historias de crecimiento antes que historias de valor". Así resume el futuro cercano de las acciones ligadas a la . El gerente general de explica que, aunque ya están cerca de sus valores fundamentales (los valores reales que estima el mercado para ellas), seguirán creciendo, por lo que vale la pena que sean "un componente importante de nuestras carteras".

En cuanto a las junior, si bien el 2012 fue un año para el olvido, espera una recuperación del subsector y apuesta por Panoro, que junto con Trevali Mining constituye el 25% de su portafolio recomendado. Entre las productoras, opta por Río Alto y Buenaventura, con el fin de tener un 25% de su cartera ligado al oro. A ello le suma las acciones ligadas a la demanda interna (Credicorp, Alicorp, Graña y Montero y Ferreyros).

El gerente general de compartió con Gestion.pe los fundamentos que están detrás de los títulos que recomienda. .

Por sectores y acciones específicas, ¿cómo recordarás el 2012?A las compañías que dependen del crecimiento de la economía –bancos, cementeras y constructoras, y de consumo masivo– les fue muy bien. Credicorp, Alicorp, Graña y Montero crecieron más de 30%. Las junior, en cambio, cayeron 20%. Y entre las mineras productoras, hay unas a las que les fue muy bien, como Río Alto, y otras a las que les fue mal, como Buenaventura o Volcan, aunque ninguna tuvo una caída abrupta. Los grandes ganadores fueron los que compraron acciones ligadas a la demanda interna y los perdedores, los que compraron junior, salvo Panoro, que subió 70%.

¿Coincides con otros analistas en que este año la apuesta seguirá siendo por las acciones ligadas a la demanda interna?Va a continuar el apetito de los inversionistas extranjeros por estas acciones, porque es la apuesta por un país en crecimiento y, dado que los precios están alrededor de sus valores fundamentales, se puede esperar que crezcan entre 15% y 20%. Se trata de historias de crecimiento más que de valor. Hay un crecimiento muy fuerte de la economía y crean valor para sus accionistas, por lo que tendría un componente importante de mi cartera en estas compañías.

Tras su caída del año pasado, ¿se recuperará el sector minero?Entre las productoras, hay compañías que están muy por debajo de sus valores fundamentales –entre 15% y 40%–, lo que hace que sus acciones sean una buena alternativa de inversión. Pero hay que distinguir las mineras de oro y de metales preciosos de las de zinc y de cobre, que son metales básicos. Creo que hay que apostar por ambas. En el caso de las juniors, espero una recuperación, porque vienen de dos años deprimidas y, a medida que baje la aversión al riesgo, el Segmento de Capital de Riesgo va a retomar actividad. El mercado canadiense está muy deprimido, los volúmenes son muy bajos y eso también las afecta.

¿Qué contiene tu portafolio recomendado para el 2013?Está compuesto por un 25% de acciones de empresas productoras de oro, Río Alto y Buenaventura, y casi un 50% de acciones de empresas ligadas a la demanda interna: Credicorp –cuya gerencia me gusta–, Alicorp en consumo masivo, Graña y Montero en construcción e infraestructura, y Ferreyros. Luego tengo una junior, que es Panoro. Creo que es un excelente proyecto y que el próximo año hay una buena posibilidad de que la empresa sea vendida. Pero en el caso de que no lo sea, van a incrementar sus recursos y tiene buenos fundamentos. Este año le ha ido bien, pese a que al mercado de juniors, no. Finalmente, una productora que considero barata: Trevali Mining. Todavía no ha empezado a producir, pero es un proyecto totalmente financiado que debería empezar a hacerlo en este primer trimestre.

¿Y no incluyes acciones de 'protección', con menor riesgo, como las de energía eléctrica?Creo que son acciones de compañías bien manejadas. Sus ingresos dependen de la generación o de la distribución de la electricidad, que es un bien de primera necesidad, por lo que los flujos de caja son menos volátiles. Y son empresas, además, con valorizaciones, no digamos caras, sino ricas. Pero prefiero las compañías ligadas a la demanda interna. Me parecen más atractivas cuando analizo riesgo, valorización y perspectivas de crecimiento.