Londres (Reuters).- superará a y a Rusia para convertirse en el mayor productor mundial de petróleo en el 2016, dijo la agencia de energía occidental, con lo que Washington se acerca a la autosuficiencia energética y reduce su necesidad de suministros desde la OPEP.

Sin embargo, en el 2020, habrá pasado el mejor momento de los yacimientos de petróleo de Texas y Dakota del Norte y Oriente Medio recuperará su dominio, especialmente como proveedor de Asia, dijo la Agencia Internacional de Energía ().

La AIE, que asesora a grandes naciones industrializadas sobre políticas energéticas, predijo en su Pronóstico Mundial de Energía 2012 que Estados Unidos superará a Riad como principal productor en el 2017.

Al presentar el pronóstico de este año, el economista jefe de la AIE, , dijo que la agencia ahora espera que Estados Unidos supere a Arabia Saudita en el 2016, como máximo.

"Vemos dos capítulos en los mercados petroleros. Hasta el 2020, esperamos que el crudo liviano de esquisto aumente; lo llamaría un repunte. Y, debido al aumento proveniente de Brasil, la necesidad de petróleo de Oriente Medio en los próximos años será definitivamente menor", dijo a Reuters en una entrevista.

"Pero debido a la base limitada del recurso (petróleo de esquisto en Estados Unidos), va a estancarse y disminuir. Luego del 2020, habrá un mayor dominio del petróleo de Oriente Medio", agregó.

La AIE dijo que los precios del crudo seguirán subiendo y generando el desarrollo de recursos no convencionales como el petróleo de esquisto, que ha impulsado el auge petrolero estadounidense, las arenas bituminosas de Canadá, la producción bajo aguas profundas en Brasil y los fluidos de gas natural.

Los precios treparán firmemente hasta 128 dólares hacia el 2035, tres dólares por encima de lo pronosticado el año pasado.

Es poco probable que otras naciones logren el éxito de Estados Unidos con el petróleo de esquisto.