Lo peor de la tormenta ya pasó para la . De acuerdo con los ejecutivos del área de inversiones, los precios de las acciones que cotizan en la plaza local ya han sido castigados y, por lo tanto, que siga cayendo es poco probable.

"Lo que vemos a nivel de índice es que los valores actuales acotan un poco el riesgo hacia la baja, porque ya las acciones están baratas", dijo el gerente de inversiones, Ignacio Arróspide. Además, agregó que es posible tener buenas rentabilidades en el 2014 y 2015.

Sin embargo, aún es incierto hablar del plazo en el que se vería una recuperación de la BVL. "Si los retornos van a ser el 2014, 2015 o 2016, es un poco difícil de predecir, pero de lo que sí puedes tener mayor confianza es que el riesgo a la baja está acotado", insistió.

Sobre las perspectivas sectoriales, Arróspide distinguió entre el sector minero y las acciones ligadas a la demanda interna. Sobre el primero, indicó que los ya no deberían haber caídas tan fuertes como lo visto este año. Por ello, se puede aprovechar las oportunidades que hay en las empresas más eficientes.

De otro lado, también señaló que la acompañará a las empresas ligadas a la demanda interna. "Sus fundamentos son sólidos, por lo que nuestras perspectivas son positivas", anotó.

Factores de riesgoSegún Fernando Manrique, gerente de análisis de inversión, el mercado se rige por expectativas, las cuales generan una sobrerreacción en los inversionistas. Por ello es que la BVL al igual que el resto de bolsas de países emergentes ha sufrido un castigo en sus cotizaciones.

Los dos principales factores de riesgo para los mercados son la desaceleración de la economía china y el retiro de estímulo monetario de la Reserva Federal. Sobre el país asiático, explicó que ya no sorprende la ralentización de su actividad. Como ejemplo, destacó que el precio del cobre ha caído menos de lo que se esperaba.

Sobre la política de la FED, opinó que la corrección más fuerte en el mercado ya se ha dado. El futuro de la la postura en materia monetaria en Estados Unidos dependerá de lo que las cifras revelen sobre la situación económica.

Finalmente, ambos ejecutivos coincidieron en que el horizonte para invertir en renta variable debe ser uno de largo plazo. Además, es importante tener una estrategia defensiva: primero preservar capital, para hacer que ese capital crezca en el tiempo.