Módulos Temas Día

Perspectiva

Mercado del café registra pérdidas millonarias porque no logra despertar el interés de sus recolectores

Escasa mano de obra y malas prácticas agrícolas hunden lentamente un mercado que podría explotarse de una forma más efectiva.

Cámara Peruana del Café y Cacao

Las pérdidas anuales por malas prácticas agrícolas son millonarias.

La depresión de 2017 en el sector cafetalero deja un pronóstico incierto para el 2018, cuando las expectativas se contrastan con las carencias de una actividad que cada vez luce más abandonada.

La recolección de café en 2018 espera alcanzar los 5 millones de sacos, además de un crecimiento de 15% para el mercado, según reveló a Gestion.pe David Gonzales, coordinador de proyectos de la Cámara Peruana del Café y Cacao (CPC).

Pero la punta del iceberg, adornada con hurras y luces navideñas de crecimiento, parece ocultar dos principales obstáculos que drenan la producción de café: la mano de obra y las prácticas agrícolas.

Nuevo personal

El café tiene un nuevo competidor, un poco tangencial, pero igual de nocivo: el cultivo de coca.

El problema de la mano de obra es la escasez. Según Lorenzo Castillo, gerente general de la Junta Nacional del Café (JNC), hasta el 8% de la cosecha se pierde porque no hay quien la recoja.

Uno de los principales responsables es la hoja de coca, señala: "los recolectores prefieren irse al cultivo de coca, antes que al café".

El motivo es mucho más simple de lo que parece. "Para el acopio de café hay un precio promedio de S/ 40 por jornal. La opción de la coca paga S/ 80 diarios", explicó Castillo.

El resumen es que el café no paga tan bien como la coca y los productores sufren la consecuencia, pues pierden sus granos sembrados.

"Esto genera un efecto cascada porque genera condiciones favorables para plagas como la broca", que es una de las más dañinas del mundo.

Ahora, sumando todos estos vejámenes, Castillo estimó que el 2018 se perderán alrededor de 250,000 sacos de café; es decir, el 8% de la producción anual o S/ 100 millones.

"Este año hemos perdido unos S/ 80 millones por este mismo problema", observó David Gonzales.

Calidad irregular

La principal razón por la cual el café peruano aún no alcanza el nivel de los mejores a nivel mundial, como el colombiano, tiene que ver con su consistencia.

Esto se refiere a que la producción peruana no es capaz de mantener el mismo nivel de calidad de una cosecha a la otra Es decir, si el despacho de este mes es de una calidad excelente, no hay garantías de que la siguiente cumpla los mismos requisitos.

"Los plazos para generar una consistencia en la oferta, duran mínimo 10 años. Esto se origina a partir de malas prácticas agrícolas", explicó Castillo.

"Son desafíos que deben estar en una agenda y necesitan un proceso de mejora constante. Además de la promoción del café, que tiene mucho de subjetivo (ver vídeo de abajo)", añadió.

Lorenzo Castillo, CEO de la Junta Nacional del Café.

La forma más práctica de medir las consecuencias de estas malas prácticas tiene que ver con el rendimiento, señaló Gonzales. Es decir, cuánto café pergamino se necesita para conseguir café verde.

El ejecutivo de la CPC calculó que se pierde el 30% de café, en promedio, por malas prácticas agrícolas (ver vídeo principal).

"Si hemos hecho un cálculo que S/ 100 millones se pierden porque no hay mano de obra para recoger café, lo que se pierde por estos problemas de mermas y consistencias, probablemente sea el doble", subrayó.

Es decir, en total, por la escasez de mano de obra y la poca consistencia del café, el sector perderá S/ 300 millones el próximo año.

Leer comentarios ( )

Ir a portada