Módulos Temas Día

Una menor esperanza de vida puede impulsar a fondos de pensiones

Se necesitaría un sostenido incremento de las tasas de mortalidad que los actuarios insertan en sus modelos para calcular cuánto viviremos todos, para revertir la tendencia, afirma el autor del artículo.

La mortalidad estadounidense subió levemente por primera vez desde 1999. (Foto: USI)

Bloomberg.- El Ángel Exterminador tiene algunas noticias felices, pero si los fondos de pensión convierten esto en una fiesta, están jugando con la muerte.

Continuos Mortality Investigation Ltd. (CMI), que realiza proyecciones de longevidad usando datos de seguros de vida o de personas que están en planes de pensión, dijo que la expectativa promedio de vida para hombres y mujeres de 65 años declinó en los últimos dos años.

Las mayores reducciones de la esperanza de vida se vieron en las edades más avanzadas.

PwC ha estimado que, si esta tendencia continúa, los déficits de los planes de pensión corporativos en el Reino Unido podrían reducirse en 310.000 millones de libras (US$ 396,300 millones).

De modo que podría haber buenas noticias en el futuro para estas compañías y para las aseguradoras, ya que sus obligaciones crecen cuanto más sobreviven los pensionados.

En Estados Unidos, las celebraciones ya se iniciaron. La mortalidad estadounidense subió levemente por primera vez desde 1999, llevando a firmas como Verizon Communications y General Motors a reducir las estimaciones de pagos futuros a sus retirados, informó Bloomberg News.

Este panorama de empeoramiento de la mortalidad redujo las obligaciones combinadas de pensiones de al menos 12 grandes compañías en US$ 10,000 millones.

CMI solo publicó sus proyecciones hace unos meses, y la temporada británica de anuncios de ganancias de todo 2017 aún no se ha iniciado, de modo que hay pocas noticias hasta ahora sobre qué empresas del Reino Unido, si es que alguna, ajustarán sus modelos.

Pero las aseguradoras y los planes de pensión de las compañías no deberían apresurarse a revisar sus suposiciones sobre cuánto deben reservar para cumplir con futuras obligaciones, y los inversionistas deben observar atentamente para ver si alguna de ellas introduce cambios.

Después de todo, esta no es la primera vez que los aumentos de la expectativa de vida que marcaron los últimos 40 años se han estancado.

Y la asistencia social más pobre, que según los académicos está haciendo descender la perspectiva de la expectativa de vida, no necesariamente será una característica permanente de la sociedad británica.

Desde la crisis financiera global, los recortes del gasto del gobierno han coincidido con súbitos y sostenidos incrementos del número de ancianos, y de los que sufren demencia, según el Instituto de Equidad Sanitaria.

Aunque las limitaciones financieras a los cuidados sanitarios probablemente no desaparezcan pronto, tampoco lo hará la preocupación pública por los estándares de tratamiento de las personas de edad avanzada, en particular conforme un número creciente de las propias personas se acerca a la ancianidad.

Eso sería un poderoso freno para cualquier aumento de la mortalidad relacionado con la austeridad.

A pesar del reciente retroceso, la tendencia a largo plazo sigue siendo la de vidas más largas.

Se necesitaría un sostenido incremento de las tasas de mortalidad que los actuarios insertan en sus modelos para calcular cuánto viviremos todos, para revertir la tendencia. Y CMI ha observado que la expectativa de vida de quienes están en esquemas definidos de beneficios de pensión se mantiene mejor que para la población en general.

Esa es otra razón por la cual los retrocesos en la longevidad no deberían ser excusa para abandonar la prudencia en materia de pensiones.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada