Lima (Reuters).- Perú tiene un "espacio importante" para mitigar el potencial golpe de una profundización de los problemas en la zona euro si finalmente Grecia abandona la moneda única, afirmó el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla.

La , que crecería este año en torno a un 6% una de las tasas más altas de Latinoamérica, es altamente dependiente de la venta de minerales, por lo que una menor demanda en Europa y China producto de la incertidumbre global menguaría sus ingresos por exportaciones.

"Hemos tenido meses de tregua de la situación internacional (y) hoy día todo el foco vuelve a estar en Grecia, en Europa, pero tenemos un espacio importante para poder mitigar los impactos adversos que pudieran haber en una crisis mayor, que esperemos no se dé", dijo Castilla en un foro sobre inversiones.

El jueves, los líderes de la Unión Europea, asesorados por funcionarios de alto nivel para en caso de que Grecia decida abandonar el euro, instaron al país a seguir con las medidas de austeridad y completar las reformas que se le exigen bajo su programa de rescate.

Los temores a que Grecia salga de la moneda única han pesado en los mercados de todo el mundo, como el del cobre donde el metal rojo ha sido presionado por preocupaciones de que la debilidad económica global afecte a la demanda en esa industria.

Perú se ubica en el grupo de países "con mayor capacidad de reacción tanto en el frente monetario como en el fiscal para poder mitigar un shock externo, bien sea una salida de capitales (…) este hipo cambiario que ha habido en los últimos días, así como un menor crecimiento en los términos de intercambio", explicó Castilla.

En Perú, los temores en torno a Grecia han alentado una gran demanda de dólares en el mercado cambiario local, donde en la víspera el sol sufrió su mayor retroceso porcentual diario en ocho meses y borró todo su avance del año.

El jueves, la moneda peruana operaba con una leve alza a 2.692/2.693 unidades por dólar.