El presidente del Gobierno español, , reconoció hoy que el país va a tener muy difícil cumplir sus metas de déficit en un contexto de recesión, y no descartó tener que solicitar un rescate del (BCE) en el futuro, en una entrevista publicada por el diario La Razón.

"Es muy complicado reducir 2,6 puntos de déficit en un contexto de recesión, con tantos problemas con los ingresos y con una financiación tan cara. Nuestro objetivo es hacer bien las cosas y veremos qué pasa al final del año", declaró.

Entidades internacionales, como la (OCDE), consideran lejana la recuperación de España sobre la reducción de su déficit hasta 6.3%, como fue fijado por Bruselas.

Aunque el Gobierno español insiste en que la reducción del déficit público es ineludible y una prioridad que le ha llevado a incumplir promesas electorales, sí ha señalado en varias ocasiones que Bruselas debe tener en cuenta la recesión en Europa para evaluar sus esfuerzos en este capítulo.

Rajoy no decartó la posibilidad de que España solicite al BCE activar el mecanismo de compra de deuda en el mercado secundario, para conseguir que la prima de riesgo española baje desde los 400 puntos básicos donde se encuentra instalada.

PensionesRajoy también se refirió a la última decisión tomada por su Gobierno de no revalorizar las pensiones, una medida que calificó de "muy difícil" pero "imprescindible" y que aseguró no había sido impuesta por Bruselas.

"En absoluto. Es una decisión impuesta por la realidad. La Seguridad Social ha perdido casi tres millones de cotizantes y hemos tenido que recurrir al fondo de reserva para hacer frente a la paga de Navidad", dijo el líder del Partido Popular.

"En estas circunstancias y ante la necesidad de cumplir nuestros compromisos pensamos que lo más razonable era suspender la compensación del IPC de este año y subir las pensiones más bajas un 2 por ciento el año que viene", añadió, recordando que las pensiones representan el 25% del gasto público.