La se desaceleró durante mayo. Según el Informe Técnico de Producción Nacional publicado por el , esta no creció más que un 0.98%.

Este resultado se explica en parte porque la subió 2.44%, influenciado por la mayor producción de productos de refinación de petróleo en 10.09%, metales preciosos y no ferrosos 14.83%, refinerías de azúcar 34.54% y la actividad de carne y productos cárnicos en 4.15%.

De otro lado, la solo incrementó en 0.71%. El alza de 3.57% en los bienes intermedios fue contrarrestada por la caída en bienes de consumo (0.42%) y especialmente por la de bienes de capital (29.03%).

Entre los bienes intermedios, destaca la subida de productos metálicos para uso estructural que creció 21.31%, productos de plástico con 13.26%, los artículos de hormigón, cemento y yeso treparon 31.04% y finalmente la industria básica de hierro y acero 24.75%.

Además, la caída en los bienes de consumo se debe a una menor producción en prendas de vestir (-10.69%), tejidos y artículos de punto y ganchillo (-14%) y los elaborados de frutas, legumbres y hortalizas que retrocedieron en 15.49%.

La caída más fuerte ha sido la de bienes de capital, que se explica por la disminución en la producción de aparatos de distribución y control de la energía eléctrica (-36.78%). También cayó de forma importante la rama de motores, generadores y transformadores eléctricos con 35.81%.