Módulos Temas Día

Signos que ponen al descubierto a alguien con malas habilidades de liderazgo

Algunas conductas de un mal líder pueden llevar a sus equipos de trabajo o empresas por un camino hacia la autodestrucción

Mal líder

Un mal líder acaba con su equipo de trabajo. (Foto: Freepik)

Un mal líder acaba con su equipo de trabajo. (Foto: Freepik)

Un mal líder acaba con su equipo de trabajo. (Foto: Freepik)

En toda organización hay personas que se encuentran al frente de un equipo de trabajo con el fin de llevarlo a cumplir los objetivos que se plantean. Si bien, éstas fueron elegidas por las habilidades, aptitudes y competencias que poseen, no siempre resultan ser los mejores líderes.

Se ha puesto a pensar ¿qué sucedería si un individuo a quien no le interesa el resto de opiniones dirige un grupo? Sí, lo llevaría al fracaso.

Ante el incremento de egomaníacos, dentro de los rangos de liderazgo de las compañías de todo mundo, el portal Inc. publicó un artículo de Marcel Schwantes, fundador de Leadership From the Core, en el que da a conocer dos signos que identifican al instante a alguien con malas habilidades de liderazgo.

Mal líder

Los malos líderes no aceptan sugerencias. (Foto: Freepik)

Los malos líderes no aceptan sugerencias. (Foto: Freepik)

Los malos líderes no aceptan sugerencias. (Foto: Freepik)

Y aunque recomienda evitar que este tipo de líderes y gerentes egocéntricos tomen el poder, lo primero que deben hacer las organizaciones es tener un mejor filtro en los procesos de selección y cambiar los pensamientos erróneos que se tiene para elegirlos.

Para ello, recordó al psicólogo Tomas Chamorro-Premuzic, científico principal en talento de ManpowerGroup y profesor de psicología empresarial en el University College London y en la Universidad de Columbia, quien dio a conocer que desde hace años se ha elegido a líderes varones por dos rasgos de personalidad: confianza y carisma, algo que no debió darse jamás. En su libro “¿Por qué tantos hombres incompetentes se convierten en líderes? (Y cómo solucionarlo)”, explica cómo ellas pueden ser contraproducentes.

Mal líder

Lo único que consiguen con su actitud es llevar al fracaso a sus equipos. (Foto: Freepik)

Lo único que consiguen con su actitud es llevar al fracaso a sus equipos. (Foto: Freepik)

Lo único que consiguen con su actitud es llevar al fracaso a sus equipos. (Foto: Freepik)

La confianza

Schwantes manifiesta que a menudo la confianza es disfrazada como una competencia de liderazgo. Algo muy lejos de la realidad, pues aunque muchos consideren que una persona segura es altamente competente, lo cierto es que no existe ninguna relación entre ambas.

“La competencia es lo bueno que eres en algo. La confianza es lo bueno que piensas que eres en algo”, dice Chamorro-Premuzic. Y a pesar de que es positivo confiar en uno mismo, no debemos exagerar confundiéndola con nuestro rendimiento, pues lo único que provocará es tomar decisiones imprudentes al creerse inmunes a la retroalimentación negativa.

Mal líder

Los malos líderes son muy egocéntricos. (Foto: Freepik)

Los malos líderes son muy egocéntricos. (Foto: Freepik)

Los malos líderes son muy egocéntricos. (Foto: Freepik)

El carisma

"El carisma nubla las evaluaciones de la gente sobre el desempeño real de los líderes. En lugar de ser objetivos, somos menos críticos con el desempeño de los líderes cuando los vemos como carismáticos, y somos más críticos cuando no lo hacemos” , señaló Chamorro-Premuzic.

Asimismo, indica que si éste se combina con el narcisismo y la psicopatía podría acabar con destrucción de un equipo. Sin embargo, cuando los seguidores tienen más información sobre un líder, la importancia del carisma disminuye.

Entonces, ¿quiénes deben ser elegidos como líderes? Los que combinen IQ (inteligencia intelectual) con EQ (inteligencia emocional.

Tags Relacionados:

liderazgo

habilidades

Leer comentarios ( )