Módulos Temas Día

Recargar a los boomers para salvar el capitalismo

Los baby boomers con buena educación y acomodados han tenido un desempeño excepcional en los últimos 60 años. Sí, eso se debe en parte a la prudencia y al trabajo duro, pero también es el resultado de la suerte.

baby boomers

Los primeros boomers fueron los más afortunados.

Los primeros boomers fueron los más afortunados.

"La razón por la que tenemos esta discusión sobre el socialismo y el capitalismo", explicó Pete Buttigieg recientemente, "es porque el capitalismo ha decepcionado a mucha gente".

Buttigieg, uno de los muchos candidatos demócratas a la presidencia no está mal, pero esto, más que una guerra de clases, es una guerra intergeneracional. Como tal, puede haber una manera de resolverlo sin la destructividad económica que a menudo acompaña al conflicto de clases.

Un poco de historia puede ayudar a explicar de dónde viene la tensión. Los baby boomers con buena educación y acomodados han tenido un desempeño excepcional en los últimos 60 años. Sí, eso se debe en parte a la prudencia y al trabajo duro, pero también es el resultado de la suerte. Durante el último medio siglo, las economías de EE.UU. y de todo el mundo han sufrido cambios profundos que han repercutido en su beneficio.

Los primeros boomers fueron los más afortunados. Se graduaron de la escuela secundaria y la universidad en el mercado laboral más sólido registrado y en una economía cuya productividad se disparó, en parte, debido a una masiva inversión pública en tecnología. En 1966, el gobierno federal gastó el 0.7% del PBI de EE.UU. en la NASA, un nivel de gasto que Medicare no alcanzaría en otra década, y Medicaid no vería hasta la década de los noventa.

(Boomers benefited...)
Ese grupo comenzó a sacar sus hipotecas pocos años después. El capital de esos préstamos fue posteriormente devorado por la inflación de fines de los años setenta y principios de los ochenta, lo que dio como resultado enormes ganancias para los boomers propietarios de casas.

A mediados de la década de los ochenta, justo cuando los primeros boomers iniciaban sus años de mayores ingresos y empezaban a ahorrar para su jubilación, la Fed se embarcó en un proyecto de aumento de la inflación cada vez más bajo.

Este proceso debilitaría el mercado laboral de nuevos trabajadores, pero prepararía el escenario para una serie de explosiones de precios de activos, primero en acciones y bonos y, posteriormente, en viviendas.

El auge de la economía global aceleró la tendencia. La caída del bloque comunista en la década de 1990 y la apertura de China en la década del 2000 sumaron a cientos de millones de trabajadores a los mercados mundiales, trayendo bienes de consumo más baratos para quienes tienen dinero y más dificultades para encontrar empleos bien remunerados para quienes recién ingresan al mercado laboral.

No es casual, entonces, que muchos estadounidenses más jóvenes tengan una visión vaga del capitalismo. Estaban rodeados de gran riqueza, pero tenían acceso limitado a empleos bien pagados y enfrentaban precios de viviendas cada vez más altos.

Es probable que muchos estadounidenses de mediana edad tampoco estén tan seguros del capitalismo: es posible que hayan tenido una breve idea de la prosperidad en la década de los noventa, pero no lo suficiente como para prepararse para la jubilación o prepararlos para el variable mercado laboral y el estancamiento de los salarios de los últimos 20 años.

La pregunta, entonces, no es la existencia de estas percepciones diferentes, o el desequilibrio intergeneracional, sino qué hacer al respecto. Si los baby boomers continúan ignorándolo, las visiones más socialistas de la extrema izquierda continuarán creciendo en popularidad. El resultado no será solo una expansión del gasto gubernamental, sino un esfuerzo intenso para redistribuir (o incluso destruir) la riqueza acumulada.

Retóricamente, ese esfuerzo se centrará en el 1%. Pero pronto se hará evidente que recargar el 1% no es suficiente.

En su lugar, el gobierno de EE.UU. debería reducir los impuestos sobre los trabajadores y reemplazarlos con impuestos que tengan como objetivo los estilos de vida de los más afortunados. Una forma sencilla de hacerlo sería reducir o incluso eliminar los impuestos sobre las remuneraciones y reemplazarlos lentamente con un impuesto al valor agregado o IVA.

Los impuestos sobre las remuneraciones son los impuestos más significativos que pagan las personas jóvenes y de bajos ingresos. Reducirlos o eliminarlos aumentaría significativamente los ingresos de los trabajadores y animaría a las empresas a contratar trabajadores con menos experiencia.

Un IVA es un impuesto sobre el consumo de bienes y servicios y, por lo tanto, recae más en quienes gastan mucho. El impuesto eleva el costo de vida para quienes están en el sistema de Seguridad Social y eso debería abordarse. Pero también es más progresivo que un impuesto estatal y local a las ventas.

Hay otras formas en que el gobierno puede cambiar el código fiscal para ayudar a aplacar la indignación generacional. Eliminar la deducción de intereses hipotecarios, por ejemplo, ayudaría a aplacar el aumento artificial de los precios de las viviendas. Los límites de los intereses hipotecarios y las deducciones de impuestos estatales y locales, que entraron en vigencia como parte de la ley de reducción de impuestos del 2017, ya parecen estar bajando los precios de las viviendas en algunas partes caras del país.

Muchos de estos cambios serían desagradables, por decirlo suavemente, para los boomers ricos que viven de las ganancias de sus inversiones en el mercado y en bienes raíces. Sin embargo, es posible que quieran preguntarse qué es más doloroso: ¿renunciar a parte de su riqueza o ignorar la difícil situación de la generación milenial y fomentar el cambio revolucionario?

Por Karl W. Smith

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Tags Relacionados:

baby boomers

capitalismo

Leer comentarios ( )