Módulos Temas Día

La parábola de la naranja: la historia que debe leerse para ser un mejor trabajador

El CEO de una empresa siempre debe estar dispuesto ayudar a sus trabajadores para que se conviertan en grandes empleados y líderes 

La parábola de la naranja

Para ser una empresa exitosa es necesario contar con una fuerza laboral de grandes empleados y seguros de sí mismos. (Foto: Pixabay)

Para ser una empresa exitosa es necesario contar con una fuerza laboral de grandes empleados y seguros de sí mismos. (Foto: Pixabay)

Para ser una empresa exitosa es necesario contar con una fuerza laboral de grandes empleados y seguros de sí mismos. (Foto: Pixabay)

Ser un gran empleado y conseguir un excelente puesto es el objetivo de todo trabajador, pero para alcanzar esa meta se debe trabajar muy duro. Pero también existen personas que no entienden cuál es el papel que deben desarrollar en una empresa y es aquí cuando el empresario debe motivar a su equipo para ser mejores.

Para ser una empresa exitosa es necesario contar con una fuerza laboral de grandes empleados y seguros de sí mismos, así que el líder debe expresar claramente cuáles son los lineamientos a seguir para alcanzar los objetivos que tienen como entidad.

Existe una fábula que debería ser compartida por el CEO y de esta forma puede ser más sencillo que los trabajadores entiendan a la perfección como uno se puede convertir en un gran empleado y se trata de la Parábola de las naranjas.

Parábola de las naranjas

Había un joven que tenía ambiciones de trabajar para una empresa porque pagaba muy bien y era muy prestigioso. Preparó su currículum y tuvo varias entrevistas. Finalmente, se le dio una posición de nivel de entrada. Luego convirtió su ambición en su próximo objetivo: un puesto de supervisor que le otorgaría un mayor prestigio y más paga. Así que completó las tareas que le dieron. Llegaba temprano algunas mañanas y se quedaba hasta tarde para que el jefe lo viera pasar largas horas.

Después de cinco años, un puesto de supervisor quedó disponible. Pero, para gran consternación del joven, otro empleado, que solo había trabajado para la empresa durante seis meses, recibió el ascenso. El joven estaba muy enojado, y se acercó a su jefe y le exigió una explicación.

- El sabio jefe dijo: "Antes de responder a tus preguntas, ¿me harías un favor?"

- "Sí, claro", dijo el empleado.

- “¿Irías a la tienda y comprarías naranjas? Mi esposa los necesita.

- El joven accedió y fue a la tienda. Cuando regresó, el jefe le preguntó: "¿Qué tipo de naranjas compraste?"

- "No lo sé", respondió el joven. “Acabas de decir que compres naranjas, y estas son naranjas. Aquí están."

- "¿Cuánto costaron?" Preguntó el jefe.

- "Bueno, no estoy seguro", fue la respuesta. "Me diste $ 30. Aquí está su recibo, y aquí está su cambio”.

- "Gracias", dijo el jefe. "Ahora, por favor, tome asiento y preste mucha atención".

Luego, el jefe llamó al empleado que había recibido la promoción y le pidió que hiciera el mismo trabajo. Él accedió fácilmente y fue a la tienda.

- Cuando regresó, el jefe le preguntó: "¿Qué tipo de naranjas compraste?"

- "Bueno", respondió, "la tienda tenía muchas variedades: había naranjas navel, naranjas de Valencia, naranjas de sangre, mandarinas y muchas otras, y no sabía qué tipo comprar. Pero recordé que dijiste que tu esposa necesitaba las naranjas, así que la llamé. Ella dijo que iba a tener una fiesta y que iba a hacer jugo de naranja. Así que le pregunté al tendero cuál de todas estas naranjas haría el mejor jugo de naranja. Dijo que la naranja de Valencia estaba llena de jugo muy dulce, así que eso es lo que compré. Los dejé en tu casa en mi camino de regreso a la oficina. Tu esposa estaba muy contenta”.

- "¿Cuánto costaron?" Preguntó el jefe.

- “Bueno, ese era otro problema. No sabía cuántos comprar, así que una vez más llamé a su esposa y le pregunté cuántos invitados estaba esperando. Ella dijo 20. Le pregunté al tendero cuántas naranjas se necesitarían para hacer jugo para 20 personas, y fue mucho. Entonces, le pregunté al tendero si podía darme un descuento por cantidad, ¡y lo hizo! Estas naranjas normalmente cuestan 75 centavos cada una, pero solo pagué 50 centavos. Aquí está su cambio y el recibo”.

- El jefe sonrió y dijo: “Gracias; tu puedes ir."

Miró al joven que había estado observando. El joven se puso de pie, se dejó caer de hombros y dijo: "Veo a qué te refieres", mientras salía de la oficina abatido.

¿Cuál fue la diferencia entre los dos jóvenes?

A ambos jóvenes se les dio el mismo trabajo, pero uno de ellos fue más allá de lo encomendado y prestó atención a los detalles. La diferencia entre ambos empleados fue que el primero fue motivado por el dinero, la posición y el prestigio. El segundo joven fue impulsado por un intenso deseo de complacer a su empleador y un compromiso interno de ser el mejor trabajador posible y el resultado fue obvio.

Esta parábola nos enseña que cualquier persona se puede convertir en un gran empleado si así lo desea y la intención de su crecimiento debe ser promovido por sus aspiraciones de ser mejor persona.

Los grandes empleados deben estar siempre dispuestos a ayudar a sus trabajadores para que se conviertan en grandes líderes. 

Tags Relacionados:

empleo

empresa

Leer comentarios ( )