Módulos Temas Día

Hombres aún evitan tareas domésticas en este bastión igualitario

Una encuesta encargada por la Asociación Danesa de Empleadores para el Sector Financiero descubrió que las mujeres rutinariamente pasan mucho más tiempo cada semana que sus parejas masculinas en tareas como lavar la ropa, comprar comestibles y preparar la cena.

lavar ropa

lavar ropa

Un tercio de las mujeres encuestadas estima que pasan 20 horas más cada semana que sus parejas en tareas domésticas.

La región nórdica es el hogar de los países más progresivos del mundo en lo que respecta a la igualdad de género, con más mujeres empleadas, bien educadas y comprometidas políticamente que en cualquier otro lugar.

Pero no así cuando se trata de tareas domésticas.

Una encuesta encargada por la Asociación Danesa de Empleadores para el Sector Financiero descubrió que las mujeres rutinariamente pasan mucho más tiempo cada semana que sus parejas masculinas en tareas como lavar la ropa, pasar la aspiradora y trapear, comprar comestibles y preparar la cena. De hecho, un tercio de las mujeres encuestadas estima que pasan 20 horas más cada semana que sus parejas en tareas domésticas.

Julie Galbo, directora de riesgos en Nordea Bank AB, dice que 20 horas parece correcto, según su experiencia. Pero hay algunos signos de mejora. Ella dice que las mujeres más jóvenes parecen haber encontrado una forma más justa de equilibrar las responsabilidades del hogar, al menos hasta que se convierten en madres.

En Nordea, el mayor banco nórdico, la administración hace lo que puede para ayudar a las mujeres que se dirigen a puestos directivos a "entender que pueden tener una carrera", incluso si tienen hijos, dijo Galbo.

Para llegar a fin de mes, las mujeres a menudo terminan compensando el trabajo doméstico extra reduciendo las horas dedicadas al trabajo remunerado. Casi la cuarta parte de las mujeres empleadas en la industria financiera trabajan a tiempo parcial, en comparación con solo el 8% de los hombres, según la asociación con sede en Copenhague.

La división del trabajo significa que un menor número de mujeres puede dedicar el tipo de horas que conducen a puestos directivos, dijo Mariane Dissing, directora ejecutiva de la asociación en un comunicado.

Las cuotas no ayudarán, dice ella. "A menos que los políticos quieran involucrarse en quién lava los platos".

Galbo de Nordea dice que las cuotas son una "herramienta muy compleja", sobre todo porque a las mujeres no les gusta la sensación de que solo fueron contratadas debido a un sistema obligatorio. Las políticas gubernamentales que apoyan medidas como la licencia de paternidad o la prestación de servicios de cuidado de niños son más útiles, dijo.

"Ese tipo de ayuda hace una gran diferencia si ambos padres quieren tener una carrera", dijo.

Leer comentarios ( )

Ir a portada