Módulos Temas Día

conductas

Diez consejos para trabajar y estudiar a la vez sin complicarte

“Cada vez son más las empresas que requieren colaboradores que estudien y trabajen a la vez", señala Johanson Vega de la UTP.

trabajo

FOTO 1 | 1. No reconocer la contribución de otros a tu trabajo. Una de las verdades más crudas que he aprendido sobre management es que cuando los que están abajo de ti lo hacen bien es totalmente su éxito, pero cuando se equivocan, es totalmente tu culpa. Me di cuenta rápidamente de que la gente a la que más respeto y con la que más disfruto trabajar es la que siempre le da el crédito a quien lo tiene. Esto significa no meterle el pie al otro y hacernos responsables de los errores que cada uno comete. También significa que quiero ser reconocida como que anima a las personas con las que trabaja. Francamente, los ascensos y los aumentos tienen tanto que ver con caerle bien a la gente y saber trabajar en equipo como con hacer méritos para ganártelos. Si no quieres que te asciendan, no celebres los éxitos de los demás, sé constantemente negativo y no reconozcas cuando alguien hace algo bien.

Existen algunas consideraciones que a tomar en cuenta para aminorar el trabajo y llevar un buen ritmo. (Foto: Getty)

Estudiar y trabajar a la vez puede ser extenuante para muchos peruanos, pues ambas actividades son demandantes y deben ser priorizadas por igual.

“Cada vez son más las empresas que requieren colaboradores que estudien y trabajen a la vez, porque se percibe que una persona que estudia desea poner en práctica los conocimientos recibidos”, explica Johanson Vega, docente de la carrera de Psicología de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

Indicó que para realizar las dos actividades a la par, existen algunas consideraciones que a tomar en cuenta para aminorar el trabajo y llevar un buen ritmo.

Al respecto, el especialista de la UTP brinda diez consejos:

1. Sé organizado. Es fundamental organizar las actividades por horarios, manejar una agenda que ayude a recordar fechas de entrega de trabajos y supervisiones laborales. Así se podrá anticipar a distintas actividades y también se contará con tiempo para uno mismo.

2. Gestiona los recursos. Repasa todos los días, al menos, diez minutos las diferentes lecciones. Ello ayuda a consolidar la información con la que uno cuenta, así como poner en práctica algunas técnicas de estudio, como mapas mentales y resúmenes, además de fortalecer la responsabilidad.

3. Visualiza. Proyecta concretamente siempre cuál es tu motivación a corto y mediano plazo recordando que la meta constantemente es crecer profesionalmente, pero, principalmente, como persona. Para ello es necesario ser realista buscando metas accesibles. De lo contrario se podría tener más estrés que perjudique el desempeño.

4. Sé creativo. Es importante contar con esta característica cuando se trabaja y estudia a la vez, responsabilidades que deben complementarse. Lo ideal es ser eficiente en ambos aspectos para empezar a sobresalir buscando oportunidades y amoldando horarios de acuerdo a las circunstancias.

5. Informa. Cuando una persona trabaja y estudia a la vez requiere una combinación de exigencia y apoyo, por lo que es importante comunicar a las autoridades de ambos centros sobre las labores que se realizan. De esta manera se percibe el esfuerzo, el valor que uno le da a la formación y las ganas de crecer, no solo como trabajadores, sino como personas.

6. Sé asertivo. Tanto en el trabajo como en el centro de estudios es fundamental tener la capacidad de expresar nuestras opiniones y poner en práctica nuestra experiencia.

7. Sé resiliente. Aprende a adaptarte a los diferentes escenarios: en la vida aparecen muchos obstáculos, pero son pocos los que tienen la fortaleza para continuar y lograr el sueño de un futuro mejor.

8. Ejercítate. Es fundamental mantener el cuerpo activo y tener pensamientos positivos, por lo que es ideal incluir unas horas a la semana para practicar un deporte. De esta manera uno se puede sentir con mayor fuerza físicamente y aumenta la creatividad frente a las responsabilidades.

9. Conversa. En tus tiempos libres procura reunirte con familiares o amigos cercanos que puedan brindarte motivación y buena compañía. Es importante rodearse de personas que sumen y sirvan como modelo para las metas que se desean alcanzar.

10. Relájate. Practica actividades que te diviertan, como asistir al teatro, ir al cine, la playa, el karaoke o bailar. Estas y otras ayudan a olvidar por un momento las responsabilidades y nos relajan.

¿Cuáles son mis derechos laborales tras renunciar o ser despedido?

Leer comentarios ( )