Módulos Temas Día

Caso Spotify: ¿Cómo saber si los inversores creen en el renacimiento de la música?

Spotify, propietario del servicio pago de música más grande del mundo, planea comenzar a cotizar este trimestre en la Bolsa de Valores de Nueva York, pero optará por hacerlo de forma directa en lugar de realizar una oferta pública tradicional.

Spotify

El debut de Spotify pondrá a prueba si los inversores están listos para apoyar a la industria de la música.

El debut de Spotify pondrá a prueba si los inversores están listos para apoyar a la industria de la música.

Bloomberg

Los inversionistas finalmente tendrán una oportunidad en el renaciente negocio de la música.

Spotify, propietario del servicio pago de música más grande del mundo, planea comenzar a cotizar este trimestre en la Bolsa de Valores de Nueva York, pero optará por hacerlo de forma directa en lugar de realizar una oferta pública tradicional. 

El debut pondrá a prueba si los inversores están listos para apoyar a la industria de la música, que fue dada por muerta hace unos años.

Las ventas récord de la industria han aumentado durante tres años seguidos gracias a los millones de consumidores que pagan por usar servicios como Spotify y Apple Music. 

Su gasto ha superado con creces las decrecientes ventas de álbumes en tiendas minoristas y en línea como iTunes, lo que ha permitido que el negocio global de US$ 15,700 millones vuelva a prosperar luego de años de declive. Analistas proyectan que los ingresos podrían duplicarse con creces en la próxima década.

Los inversionistas tienen pocas oportunidades directas para aprovechar este crecimiento potencial. Las tres principales compañías de música son parte de grandes conglomerados o son de capital cerrado.

Vivendi SA posee Universal Music, mientras que Sony Music es parte del conglomerado japonés de medios y tecnología, y el multimillonario Len Blavatnik es dueño de Warner Music. La música representa una pequeña porción del negocio para las firmas minoristas más grandes de la industria, como Apple Inc. y Wal-Mart Stores Inc.

Spotify desarrolló el servicio de música a pedido más popular del mundo, superando a las mayores compañías de tecnología, incluida Apple. La compañía cuenta con más de 60 millones de suscriptores y está tratando de demostrar que un servicio de música puede prosperar sin ser un vehículo para vender teléfonos móviles u otros productos.

"Si miras a los líderes en cada tipo de medio, la música es el último sector no cautivo", dijo Rohit Kulkarni, analista de SharesPost Inc. "Actores 30 veces más grandes que Spotify lo han intentado, pero ninguno ha ganado".

El renovado optimismo sobre el futuro del negocio de la música ha aumentado el valor de los catálogos en los últimos años. Kobalt Capital Ltd. recaudó US$ 600 millones para comprar derechos de música en noviembre y rápidamente acordó adquirir la colección de Songs Music Publishing por unos US$ 150 millones.

Imagem -que posee los derechos de 250,000 canciones, de artistas como Daft Punk, Pink Floyd y Stravinsky- fue vendida a Concord Bicycle Music en un acuerdo que Billboard valoró en US$ 600 millones.

Vivendi, el conglomerado francés de medios de comunicación, ha considerado realizar una oferta pública de Universal Music, la mayor compañía discográfica del mundo, para aprovechar el entusiasmo de los inversores.

Por ahora, sin embargo, Spotify es la mayor oportunidad. La compañía tenía un valor de US$ 8,500 millones cuando recaudó dinero en marzo del 2016 y desde entonces se ha mantenido en más de US$ 15,000 millones.

Una cotización directa, las que generalmente son realizadas por empresas mucho más pequeñas, es arriesgada y Spotify tratará de realizar la más grande que se haya llevado a cabo. La mayoría de los posibles emisores de acciones contratan banqueros de inversión para colocar sus acciones y realizan una gira promocional donde recaudan dinero promocionando su futuro a posibles inversores.

Spotify no está tratando de recaudar capital. La empresa aspira a cotizar en bolsa para que los inversionistas existentes puedan comenzar a vender sus acciones. Sin la gira promocional, la compañía y sus banqueros no tendrán mucho control sobre el nivel en que comiencen a negociarse las acciones ni mucha idea de lo que piensen los inversionistas.

"No hay ningún ejemplo de un servicio de streaming de música exitoso desde un punto de vista financiero", dijo Greg Howard, cofundador de TuneCore y Music Audience Exchange, y profesor asociado de Berklee College of Music.

Leer comentarios ( )

Ir a portada