Módulos Temas Día

Caso Microsoft: ¿Qué tan efectiva es su política 'pro empleados'?

Microsoft enfrenta una demanda de ingenieras y especialistas en tecnología de la información que afirman haber sido tratadas durante años como ciudadanas de segunda clase.

Microsoft

Microsoft

Si bien Microsoft ha negado cualquier discriminación, las mujeres afirman que los efectos de las prácticas sistémicas continúan. (Foto: Bloomberg)

Microsoft Corp. se considera líder en políticas que promueven la igualdad de género y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Pero sea cual sea el avance que haya logrado el gigante tecnológico en términos de igualdad salarial e iniciativas que apoyan la familia, todavía enfrenta una demanda de ingenieras y especialistas en tecnología de la información que afirman haber sido tratadas durante años como ciudadanas de segunda clase.

Las mujeres alegan que la compañía les pagaba menos que a los hombres, estancaba su desarrollo profesional y las excluía luego de la licencia por maternidad. Si bien Microsoft ha negado cualquier discriminación, las mujeres afirman que los efectos de las prácticas sistémicas continúan.

Un juez federal en Seattle escuchará el lunes alegatos sobre si las mujeres pueden unirse como un grupo de más de 8,630 especialistas técnicas de alto nivel para avanzar en su demanda por discriminación. El estatus de demanda colectiva se considera crucial para el éxito de la demanda, ya que permite a las mujeres combinar recursos y obtener influencia para lograr un arreglo.

Microsoft ha logrado un "importante avance" en los últimos años en cuanto a garantizar un lugar de trabajo diverso e inclusivo, dijo la compañía en un comunicado enviado por correo electrónico. "Pero incluso mientras trabajamos en estos temas más amplios, es evidente que no discriminamos en cuanto a salario y ascensos".

Decisión de Walmart
La decisión de 2011 de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre una demanda por discriminación de género contra Walmart Inc. influirá fuertemente sobre el alegato de demanda colectiva.

La corte dijo que las demandantes no habían demostrado que sus experiencias fueran lo suficientemente similares o que la compañía tuviera una política corporativa que hubiera conducido a discriminación de género en miles de tiendas Walmart y Sam’s Club a nivel nacional.

Al igual que casi todos los demandados que enfrentan una certificación de estatus de demanda colectiva, Microsoft alude a la decisión de Walmart como razón para rechazarla.

"Los reclamos de las demandantes simplemente no son asuntos que califiquen para una demanda colectiva", dijeron abogados de Microsoft en documentos judiciales, criticando lo que llamaron la "extraordinaria amplitud" de la propuesta demanda colectiva.

Los abogados de Microsoft argumentaron que las demandantes no pueden demostrar discriminación intencional o alguna política de la compañía que pueda cumplir con los requisitos de similitud de una demanda colectiva.

Ingenieras, TI
Los abogados de las mujeres sostienen que su demanda no es como la demanda colectiva nacional que se interpuso contra Walmart, que incluyó a más de 1.5 millones de mujeres.

La demanda colectiva contra Microsoft abarca solo a dos tipos de empleadas –ingenieras y especialistas en tecnología de la información– en un número limitado de niveles de responsabilidad.

La compañía utiliza un "proceso de calibración uniforme" para determinar las expectativas de pago, desempeño y asenso "que perjudica a las mujeres en un grado estadísticamente significativo y que supervisa y aprueba un grupo de altos directivos", dijeron las mujeres en documentos judiciales.

Durante años, la compañía utilizó un proceso de clasificación que "sistemáticamente infravaloraba" a las mujeres, aseguran.

Sus abogados aluden a decisiones recientes relacionadas con Goldman Sachs y Merrill Lynch, que han permitido que se certifiquen demandas colectivas más limitadas y enfocadas.

No se espera que el juez de distrito de EE.UU. James L. Robart falle en la audiencia.

La demanda se presentó inicialmente en septiembre del 2015 con el argumento de que Microsoft discriminó a ingenieras y técnicas en sus salarios y ascensos. La demanda colectiva propuesta incluiría mujeres en puestos de alto nivel desde el 16 de septiembre del 2012 hasta el presente.

Un experto de las demandantes estimó la brecha salarial entre hombres y mujeres para esos trabajos técnicos y de ingeniería en, conservadoramente, US$ 100 millones, hasta US$ 238 millones a mayo de 2016.

Si se certifica el estatus de demanda colectiva, la cifra aumentará al incluir las brechas salariales hasta el presente. Las demandantes también reclaman daños y perjuicios por compensaciones perdidas causadas por la falta de ascensos.

Las mujeres afirman que las políticas de Microsoft han llevado a una disminución de la cantidad de mujeres a medida que más alto es el rango. Para los niveles 59 a 60, las bandas salariales más bajas, el 20.4% son mujeres; para los niveles 65 a 67, la proporción se reduce al 10.1%; en el nivel 81 en adelante, que incluye vicepresidentes corporativos y superiores, no hay mujeres, según las demandantes.

"La cultura en Microsoft es hostil hacia las mujeres", dijo la demandante principal Katherine Moussouris en una presentación ante el tribunal.

La compañía niega tener políticas que conduzcan a menores salarios o posibilidades para mujeres e insiste en que promueve un trato justo.

El caso es Moussouris versus Microsoft Corp., 15-cv-01483, Tribunal de Distrito de EE.UU., Distrito Oeste de Washington (Seattle).

Leer comentarios ( )

Ir a portada