Módulos Temas Día

Andrés Oppenheimer avisa del "tsunami laboral" que traerán los robots

Todas las profesiones van a cambiar y "nos va a tocar a todos", avisa Oppenheimer.

Industrias que ya se están enriqueciendo gracias a los robots

FOTO 2 | 2. Verificación de antecedentes Como la agenda legislativa del presidente Donald Trump aún sigue siendo debatida y las leyes se están modificando, las empresas necesitan estar atentas a la reacción de los estados a las decisiones administrativas federales concernientes a cambios en la legislación laboral. Los cambios que se hacen en agencias regulatorias federales como la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) derivan en nuevas leyes de negocios que pueden afectar impuestos y prácticas de contratación. La legislación local y estatal seguirá siendo un gran tema a discutir el próximo año. En 2017 hubo un aumento en la legislación que prohíbe solicitar el historial salarial en ciudades y estados de todo el país. Habrá más leyes como esta en las ciudades, municipios y estados el próximo año. La prohibición a las leyes que permiten a las empresas pedir un registro de no antecedentes penales han sido tema de discusión en todo el país durante los últimos años. La más reciente entró en vigor en California el 1 de enero de 2018. La Ley California, que incluye a sectores tanto púbicos como privados, estipula que los empleadores no pueden solicitar un comprobante de no registros penales hasta que se haya hecho una oferta laboral en forma al candidato. La legislación sobre los antecedentes penales seguirá moviéndose el próximo año, a nivel estatal y municipal. Gracias a lo anterior, la industria de la verificación de antecedentes ha dado un estirón tanto en innovación como en crecimiento. Intelligo está apalancándose en la AI y el Machine Learning para hacer verificación de antecedentes a personas y compañías en cuestión de minutos. Esto reduce el tiempo de espera y la frustración que suelen asociarse a la burocracia de las agencias federales y a las grandes corporaciones que hacen estas búsquedas de manera manual a través de diferentes canales. Su solución busca entre cientos de fuentes de información sin tener que preocuparse por la labor manual, y ofrece un reporte interactivo fácil de utilizarse que presenta datos factibles pero fáciles de entender.

El periodista Andrés Oppenheimer alerta en su más reciente libro, "¡Sálvese quien pueda!", del "tsunami laboral" que traerán la automatización y los robots, así como la "impresionante transformación social" que ocurrirá en los próximos cinco años.

"Va a ser una transición brutalmente rápida y mucha gente se va a quedar fuera de juego", advierte el también presentador de televisión respecto al mundo laboral al que darán lugar los robots y "en mucho menos tiempo de lo que la gente cree".

Todas las profesiones van a cambiar y "nos va a tocar a todos", avisa Oppenheimer, quien en el libro que presentó este viernes en la Feria del Libro de Miami, le dedica un capítulo al futuro de cada una de las grandes profesiones y ocupaciones actuales, y en concreto expone cuales de sus labores se van a automatizar.

La publicación, una suerte de "manual de supervivencia laboral en tiempos de Siri y Alexa" y que en la categoría no ficción está ya entre los más vendidos en países como Argentina y México, tuvo como punto de partida un estudio de la Universidad de Oxford del 2013 que pronosticó que en los siguientes 15 años el 47% de los empleos en Estados Unidos serán reemplazados por robots e inteligencia artificial.

A partir de entonces, el periodista se embarcó en una investigación de cinco años en la que no solo entrevistó a los autores del estudio, sino a un centenar de "gurús" ocupacionales en varios países para hacerse una idea del nuevo mercado laboral, un escenario en el que los peor parados serán los trabajos "que tengan que ver con manufacturas".

Aunque la incursión de la alta tecnología y la automatización en la manufactura ocurre ya desde hace décadas, la novedad ahora es que "los robots son cada vez más baratos y más inteligentes".

"En el 2010, un robot industrial en China costaba el equivalente a 5.3 años de salarios y prestaciones de un trabajador, hoy en día el coste de ese robot ya bajó a menos de un año", ejemplifica Oppenheimer, que agrega que, en la actualidad, gracias a la nube (de datos) los robots "aprenden simultáneamente de sus aciertos y errores".

Pone en aviso sobre el "desempleo tecnológico", que será el "principal tema mundial de los próximos diez años" y al que los presidentes de Argentina, Colombia o Chile ponen cada vez más atención, teniendo en cuenta que la automatización va a afectar más a los "países manufactureros" y emergentes que los desarrollados.

Aunque nervioso en el corto plazo, porque "la aceleración tecnológica es tal que la gente no tiene tiempo de reinventarse", se define como un "'tecno-optimista' en el mediano y largo plazo", en vista de que a lo largo de la historia de la humanidad "la tecnología siempre ha creado más trabajos de los que ha eliminado".

"Más que desaparecer, nuestras profesiones se van a transformar", señala el argentino, que pone como ejemplo el caso de los maestros, cuyo rol "como alguien que imparte conocimientos es obsoleto en la era de Google y los robots docentes", como el Profesor Einstein, el pequeño robot que enseña matemáticas y física, y que se puede comprar por internet.

El autor cree que los docentes deben ser los primeros en reinventarse y, en su caso, convertirse en motivadores, de la misma manera que los periodistas tienen que estar listos para la aparición de más robots presentadores de noticias, como ya ocurrió días atrás en China, al que no hay que pagarle vacaciones y puede hacer tres jornadas seguidas.

"(Los periodistas) vamos a seguir existiendo, pero vamos a hacer otras cosas: periodismo de investigación, de opinión, analítico", estimó.

En ese nuevo mundo, en el que el trabajo mecánico será reemplazado por máquinas y por la inteligencia artificial, la creatividad se alza como un factor diferenciador, las humanidades tendrán un campo "muy amplio" y habrá una mayor profusión de carreras interdisciplinarias, augura el conductor de "Oppenheimer Presenta", que emite el canal CNN En Español.

"¡Sálvese quien pueda!", en las librerías de Estados Unidos desde el pasado 30 de octubre, dedica las últimas páginas a las diez áreas con mayor futuro en la inminente era de la automatización, una de las cuales tiene que ver con la salud y el bienestar personal.

Médicos, psiquiatras, profesores de zumba, de meditación y de Reiki, entre otros, tendrán un amplio campo de desarrollo en un mundo marcado por "el alargamiento de la vida y el acortamiento de semana laboral", factores que generarán más tiempo libre, prevé el periodista.

De la mano de una muy probable transición "traumática", Oppenheimer insiste en que los trabajadores deben estar preparados a "un mundo laboral y de ocio totalmente novedoso".

Leer comentarios ( )