Módulos Temas Día

Por qué el accidente de Uber es una pesadilla temida pero esperada

“Esto hará retroceder años, si no décadas, la confianza de los consumidores en esta tecnología”, dijo Jason Levine, director ejecutivo del Centro de Seguridad de Automotores en EE.UU.

Uber

Uber

Dara Khosrowshahi, CEO de Uber. (Foto: Bloomberg)

La semana pasada Waymo mostró un vídeo de personas que viajaban en minivans autónomas. Utilizaban sus teléfonos, bostezaban y una de ellas dormitaba. El mensaje era que los autos sin conductor son tan seguros que son aburridos. El clip buscaba fortalecer el apoyo al servicio de taxis totalmente autónomos que planea la compañía en Phoenix para más avanzado el año.

Ahora, una tragedia podría demorar los esfuerzos de la división de Alphabet Inc. y la marcha de la industria en general hacia la comercialización de esta tecnología. 

Un auto autónomo de prueba de Uber Technologies Inc. atropelló y mató a una peatona en Tempe, cerca de Phoenix, el domingo por la noche, lo que dio lugar a investigaciones de los entes reguladores y a la reacción de algunos defensores de la seguridad de los consumidores.

“Esto hará retroceder años, si no décadas, la confianza de los consumidores en esta tecnología”, dijo Jason Levine, director ejecutivo del Centro de Seguridad de Automotores, grupo de defensa de derechos con sede en Washington. “Tenemos que frenar un poco”.

El accidente fatal, el primero que se conoce en que están involucrados un vehículo autónomo de prueba y un peatón, tiene lugar en una coyuntura crucial para la incipiente industria. Compañías como Alphabet, General Motors Co., Uber y Tesla Inc. están invirtiendo miles de millones de dólares para desarrollar esta tecnología. Las pruebas en la vía pública en su mayor parte no presentaron problemas y los excepcionales choques no fueron atribuibles a la tecnología.

No obstante, en momentos en que los vehículos autónomos se prueban cada vez más en entornos urbanos y suburbanos complejos, las probabilidades de un incidente fatal han aumentado. Desde hace años, a las autoridades de Alphabet les preocupa que la víctima fatal de un choque o pruebas imprudentes en la vía pública por parte de un competidor puedan dar lugar a normas autoritarias. 

Cuando el lunes Bloomberg llamó a un ex ingeniero de autos sin conductor para hablar de la industria, su primer comentario fue: finalmente ocurrió. La persona pidió que no se revelara su identidad por tratarse de un tema sensible.

Hasta ahora no está claro si el incidente de Uber modificará los planes de otras compañías en Arizona. El vídeo de Waymo publicado este mes mostraba a pasajeros de prueba en Chandler, a unos 23 kilómetros (14 millas) de Tempe. 

Desde el verano boreal pasado, Waymo ha transportado a voluntarios en minivans autónomas sin conductores de seguridad al volante –hazaña sin precedentes que busca mostrar la habilidad técnica de la compañía-. Los funcionarios de Waymo no respondieron los pedidos de declaraciones. Un representante de Chandler dijo que la ciudad no tenía planes de cambiar su acuerdo con Waymo.

Los conductores humanos rara vez son acusados de cargos penales por accidentes como el del lunes, pero la participación de un vehículo autónomo es algo inédito, según Chris Zachar, socio de Zachar Law Firm, firma jurídica de Phoenix especializada en lesiones corporales.

“Nunca hubo un incidente como este en Arizona”, señaló. Una portavoz del Departamento de Policía de Tempe no respondió un pedido de declaraciones sobre si se habían presentado cargos.

Leer comentarios ( )