Módulos Temas Día

Luz Ámbar: "Precios de exámenes médicos para brevetes se elevan en más del doble, sin que mejore calidad"

Luis Quispe Candia, presidente de Luz Ámbar denuncia que ahora los centros médicos captan personas y los mantienen dos horas viendo televisión, solo para cumplir la ley, pero sin hacer un examen riguroso ni médico ni psicológico.

Brevetes

Brevetes (Foto: GEC)

Brevetes (Foto: GEC)

GEC

La obtención de los brevetes o licencias de conducir se ha vuelto en un "negocio" para las escuelas de conductores y los centros médicos, sostuvo a Gestion.pe el presidente de Luz Ámbar, Luis Quispe Candia.

Así, tras la declaración de la reorganización al sistema nacional de emisión de brevetes que realizó el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) en noviembre del año pasado, el mecanismo de control no cambió, sino que “los vicios se han empeorado”.

"Ahora, los exámenes médicos cuestan el doble, pero no porque ha mejorado el servicio de atención, sino porque se ven obligados a tener a las personas más horas viendo televisión, y tienen menos espacio en sus locales, por lo que se ven obligados a cobrar más. Antes se pagaba S/ 80 y ahora más de S/ 200", expresó.

Recordó que, tras la crisis en la emisión de los brevetes, se exigió que los exámenes médicos sean dos horas, en los centros de salud "pero dichos establecimientos sólo les toman unas muestras y la huella digital", detalló.

Evaluación psicológica dudosa

Un caso cercano que evidenció Luis Quispe Candia, fue de cuando una persona conocida por el especialista acudió a un centro médico de la Av. Brasil en Breña, y le hicieron supuestamente los exámenes requeridos, y en la parte de la evaluación psicológica lo tuvieron en la sala con una persona al frente, y sin mediar mayor análisis le dijo que estaba “desaprobado”.

Ante ello, la persona se identificó como psicólogo y le pidió que le explique las razones de la desaprobación, pero dicha persona solo atinó a titubear.

"Esta persona le pidió las credenciales de psicóloga, pero nunca mostró ningún documento, solo dijo que mejor se presente al día siguiente para una nueva evaluación", comentó.

Contó que, al día siguiente, citaron a dicha persona, quien fue para una nueva evaluación y ante lo sucedido el día previo lo recibió el dueño del centro médico, y le tomaron nuevamente las pruebas psicológicas, y en esta ocasión si aprobó.

"¿Cómo es posible tanta informalidad? En estos centros médicos solo actúan representantes y no psicólogos, y solo piden la huella digital para cumplir los procesos que exige el MTC", mencionó.

Según Luz Ámbar, en el Perú existen alrededor de 300 centros de salud que se dedican exclusivamente para la emisión de certificados para los brevetes; sin embargo, la evaluación no es rigurosa, poniendo en riesgo que los conductores no sean los más calificados, y generando los accidentes de tránsito que se registran diariamente.

¿Qué alternativa plantea? Ante la distorsión de la evaluación médica y psicológica, considera que los establecimientos deben cumplir condiciones mínimas, cómo años de experiencia, o ser los hospitales del Estados o clínicas particulares, entre otros aspectos.

“Hoy los centros médicos para los brevetes son canchones, y a veces son pequeños locales, con las mínimas exigencias para que el MTC los autorice, y muchas veces son puntos de concentración para ser trasladados a otros lugares”, mencionó.

“Mi hija y un amigo hicieron hace poco la renovación en fechas distintas, en Lince y los subieron a la camioneta para trasladarlos a San Miguel o Comas. Los centros médicos solo se convierten en puntos de encuentro”, dijo.

Escuelas de conductores

Otro de los problemas son las escuelas de conductores, en este caso “el concepto de profesionalización se ha distorsionado” sostiene Luis Quispe.

Así, tras la “reorganización” en la fiscalización para emisión de brevetes se estableció que la asistencia a las escuelas de conductores no era un requisito para la evaluación de conocimiento para la obtención de los brevetes profesionales A2 y A3.

Sin embargo, considera que ello no ha llenado el vacío de la profesionalización, sino que este debería recaer en entidades mejores calificadas.

“Las escuelas de conductores profesionales deberían tener un nivel de CETPRO, controlada bajo la vigilancia del Ministerio de Educación y no por el MTC”, mencionó, tras indicar que deberían establecerse ciclos de formación.

En el Perú existen alrededor de 250 escuelas de conductores, pero al igual que los centros médicos, duda del nivel de formación profesional.

La profesionalización no es un tema exclusivo en el Perú, sino que es de exigencia en todos los países.

En ese sentido indicó que las escuelas de conductores los promotores tienen que tener un nivel de formación mínimo como docentes o profesionales con vocación de servicio. “Eso lo debería evaluar el Minedu”.

Luis Quispe Candia reitera que el problema de un gran número de los accidentes de tránsito se debe a la cuestionada forma en la que emiten y entregan los brevetes.

Finalmente, propuso que la renovación de lo brevetes debería ser escalonada, es decir que en la primera emisión debería ser de un año, y luego de ese periodo debería analizarse si tuvo o no infracciones. Así, tras ello se debería evaluar si se le renueva o no, luego por tres años más y 10 años más.

Leer comentarios ( )