La llegada al Perú de , Premio Nobel de Economía, genera gran expectativa, ya que nos brindará las pautas necesarias para iniciar una reforma de "crecimiento a largo plazo en el Perú mediante la industrialización y, por ende, no depender de un modelo primario exportador.

Así lo expresó Carlos Aguirre, profesor del MBA de ESAN, quien dijo que este acontecimiento será un "jalón de orejas", ya que el modelo económico de Perú se ha mantenido en una forma tradicional-exportadora por años.

El Premio Nobel de Economía estará en el Perú la próxima semana en el Seminario Internacional "Nuevos Paradigmas en Competitividad", realizado por ESAN. Junto al ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, y el presidente del BCR, Julio Velarde, conversará sobre los alcances e implicancias del concepto competitividad para la economía peruana en el contexto global.

Para Aguirre, lograr este cambio estructural en la economía peruana implica generar un mayor contenido tecnológico y valor agregado. "Necesitamos las pautas para una transformación estructural. Es necesario un jalón de orejas", aseguró el profesor.

Según el profesor, nuestro comercio internacional debe basarse en medidas que generen y desarrollo, y no sólo una "compra-venta" de productos, debido a que este proceso no genera un valor agregado en la economía.

"Si el Perú sigue acuñando ese modelo tradicional, seguiremos dependiendo de materias primas, y por ende de China", agregó.

Según Aguirre, es necesario también desarrollar nuestro capital humano mediante la educación, ya que eso genera una fuga de talentos a regiones centralizadas como por ejemplo, Lima.

"Uno de los grandes problemas es la centralización, la cual se genera en nuestra economía debido a que muchas fuerzas centrípetas nos 'jalan" hacia la capital", aseguró.

Aguirre confirmó que el centralismo no se puede detener, pero sí atenuar mediante diagnósticos en cada región, por ejemplo, en el norte se da la agroexportación; en el sur, la minería. El problema agregó se da en la sierra y selva debido a su baja conectividad, y déficit en infraestructura.

Por último dijo que para mantener el capital humano, es necesario desarrollar clústers industriales en regiones específicas, y de esa forma mejorar la infraestructura. En consecuencia, la centralización se atenuará, mejorará la productividad, y por ende, la competitividad.