La Ley General del Trabajo no se aprobaría este año, ni tampoco tiene una fecha estimada para su promulgación, informó el ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, .

Aclaró que hay una ley del Congreso y otra del Ejecutivo, y hay que definir primero ese tema. En enero de este año, la comisión de expertos encargada de revisar la Ley General de Trabajo entregó el informe técnico al Ejecutivo, pero todo indica que eso no fue suficiente.

Sobre la propuesta del Ejecutivo, el ministro anunció que implementará una comisión para evaluar el proyecto de la Ley General del Trabajo, puesto que el Consejo Nacional del Trabajo no está de acuerdo.

"No hay una concertación en este tema, y lo que vamos a adoptar es evaluarlo como Poder Ejecutivo; es decir, el Consejo de Ministros, el Presidente de la República y el premier. La decisión ya está tomada, tenemos que iniciar este procedimiento", adelantó.

En ese sentido, desestimó que este 2012 dicha norma laboral vea la luz.

"Para este año difícilmente creo que alcancemos (a aprobar el proyecto): lo que tenemos que hacer es empezar bien las cosas. Este año lo que quiero es terminarlo, pero bien, no al 'guerrazo': la idea es que sea perfectible, predectible, demostrable y, sobre todo, de conocimiento público. Después de eso, cumplo con el procedimiento, antes no lo voy a hacer", subrayó.

Dijo que una "Ley General de Trabajo para un país es muy importante porque ordena, pero también obliga, y la mejor manera es que todos sepan hasta dónde puede llegar este proyecto y cuáles serán las implicancias si es que se aprueba".

"Uno de los temas más importantes de esta ley son los sobrecostos laborales. Si no tenemos un informe de los famosos sobrecostos laborales estandarizado y que sea de público conocimiento difícilmente cualquier persona o empresario va a decir ese proyecto de ley me afecta o no me afecta", agregó.

Explicó que otro de los puntos que no están definidos es el impacto que traerá esta nueva norma laboral, y en esa línea se tiene que elaborar un documento técnico.

"Lo que ha escuchado y he leído en el Congreso es que no hay un informe (sobre el impacto del proyecto de ley). Solamente es una recopilación, quieren arreglarlo, maquillarlo, pero que haya un dictamen donde digan números de impacto real, no hay, y eso es lo que más cuesta para las partes", advirtió.

Su objetivo sostuvo el ministro Villena es cortar con un documento técnico esos "cuentos y leyendas" sobre el tema de la informalidad y la productividad.