(AFP) El banco estadounidense JP Morgan Chase podría perder US$ 2,000 millones en caso de que se agravara la crisis política y económica que padece , por su alta exposición en ese país, advirtió su presidente Jamie Dimon.

"Nuestra exposición en Brasil es de alrededor US$ 11,000 millones, pero creemos que en caso de agravamiento (de este clima) podríamos perder US$ 2,000 millones", escribió Dimon en su carta mensual a los accionistas de su institución.

El banquero recuerda, sin embargo, que en los tres últimos años JP Morgan Chase ganó dinero en su actividad en la principal economía latinoamericana.

El primer banco estadounidense en materia de activos dispone de más de 2,000 clientes en Brasil, entre ellos varios cientos de multinacionales.

"No nos retiramos de Brasil porque las perspectivas de largo plazo siguen siendo buenas y porque los brasileños aprecian que nos hayamos quedado en momentos en que tenían mayor necesidad de nosotros", señaló.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, enfrenta actualmente un intento de destitución lanzado por la oposición, que la acusa de maquillar las cuentas públicas, al tiempo que la economía atraviesa fuertes dificultades y la moneda nacional, el real, pierde valor.

Dimon saludó por otra parte los esfuerzos de Argentina por volver a ganar la confianza de los mercados financieros y dijo que su banco respalda el accionar del gobierno del presidente Mauricio Macri en ese sentido.

"Este año tomamos un pequeño riesgo suplementario en Argentina al acordar un financiamiento especial para ayudar a devolver cierta estabilidad al país y favorecer su retorno a los mercados financieros globales", señaló sin ofrecer más detalles.

Argentina concluyó en febrero un acuerdo histórico con los llamados fondos "buitre", que desde hace años le reclamaban la devolución de la totalidad de los US$ 4,600 millones que le habían prestado.