El crecimiento económico y la igualdad no son más conceptos opuestos, según . El premio Nobel estima que se ha superado la percepción tradicional donde la única forma para reducir la desigualdad era el crecimiento y para conseguir el crecimiento se tenía aceptar más desigualdad. Hoy, pues, se piensa que hay reformas capaces de lograr los dos objetivos.

"Las reformas más eficientes para conseguir la equidad van a depender de la etapa de desarrollo de cada país. En el marco general tenemos que reescribir las reglas del mercado que suponen decisiones políticas y económicas", dijo esta mañana en un panel de .

Y enumeró tres grandes cambios que considera necesarios para reducir la desigualdad global:

1. Dar más derechos a los trabajadores Stiglitz apoya hacer participar a los empleados en decisiones claves de la compañía, donde la mujer tenga un rol igualitario, y se cuiden las condiciones laborales, como un transporte adecuado para desplazamiento al centro laboral.

2. Reformar las leyes antitrustEl premio Nobel estima necesario fomentar la competitividad con leyes más eficientes que lo conseguido en EE.UU. y Europa. Y esto supone alejarse de una mentalidad cortoplacista para pensar en un crecimiento sostenido, dijo el economista.

3. Reformar el sector financieroSegún Stiglitz, los cambios a este mercado han buscado evitar que el mundo financiero afecte al resto de la economía y lo que se debe plantear es cómo puede servir al resto de la sociedad en vez de "servirse a sí mismo".