Hong Kong (Reuters).- Inversores extranjeros han comenzado a reforzar sus carteras de acciones en , tentados por las bajas valoraciones tras dos años de débiles desempeños del mercado y señales de que el .

Los inversores han inyectado cerca de US$4,000 millones en fondos de capital sólo en los últimos dos meses, y han estado buscando retornar pronto a sectores que esperan arrojen un repunte sostenido.

Sin embargo, las percepciones parecen estar anticipándose a indicios concretos.

Hay claras señales de riesgo para el : ganancias desaceleradas, deudas corporativas crecientes e inversores minoristas en busca de otras oportunidades, incluso aunque la economía en general parece estar fortaleciéndose.

"Las valoraciones son atractivas y los temores sobre una gran desaceleración en parecen estar desvaneciéndose, en momentos en que promete un crecimiento más veloz que el resto del mundo", dijo Paul Gillis, profesor en la Escuela de Administración Guanghua, en la Universidad Peking.

"Pero la mayoría de los problemas que afectan las acciones chinas entre ellos el fraude, entidades de interés variable y disputas regulatorias entre Estados Unidos y no se han ido y aún deben resolverse", agregó.

Para ilustrar que el crecimiento no se traduce en ganancias accionarias, el índice MSCI China ha caído más del 40% desde que empezó a operar en 1992. En el mismo período, el se ha incrementado en 15 veces.

El cambio en las actitudes de los inversores extranjeros es claro.

La encuesta global de gestores de fondos de Bank of America Merrill Lynch, que cubre a 248 gestores con activos por US$695.000 millones bajo su administración, mostró que la confianza en la economía de China había marcado un alza récord en tres años.

En octubre, las acciones chinas de la Bolsa de Hong Kong , puerta principal de ingreso al gigante asiático para los inversores extranjeros, trepó un 7,6 por ciento y superó con facilidad a otros índices referenciales de la región.

"Creo que la mayoría de los gestores de fondos están buscando un desajuste fundamental en sus carteras entre la exposición directa en China y el rol que China juega en la economía global, que suele ser muy pequeño", señaló Michael McCormack, director ejecutivo en la consultora de fondos Z-Ben Advisors, que se enfoca en China.

"Los inversores ahora están tratando de volver a equilibrar eso", añadió.