El ayudaría a impulsar el entre Chile y Perú, en una tasa de entre 20% y 25%, dijo Samuel Gleiser, presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), considerando que actualmente se perciben por US$ 24,000 millones e intercambios por US$ 3,000 millones.

El sólo hecho de haber definido las fronteras marítimas ha cerrado la última discrepancia fronteriza con Chile, dijo el dirigente.

Respecto a dónde existe potencial para la inversión e intercambio comercial, Gleiser mencionó que existen oportunidades muy interesantes para el norte de Chile en relación al posible suministro de energía desde Perú o lo referido a encadenamientos alimenticios para exportación.

En Perú, en tanto, los sectores inmobiliario, de construcción y telecomunicaciones están recibiendo muchos capitales chilenos y podrían seguir aumentando, aunque todo eso podría ser mayor si se avanzara en las materias financieras del acuerdo comercial entre Chile y Perú.