La inflación de mayo habría sido la más baja en lo que va del año (0.10%), consideró el Scotiabank, tomando en cuenta que en , en marzo 0.52%, en febrero 0.60% y en enero 0.32%.

Los factores de oferta, que elevaron la inflación durante los meses previos, se vienen moderando, como lo reflejaría la inflación de alimentos, que habría pasado de 3.6% en abril a 3% en mayo, en términos anuales, manifestó.

El BCR consideró, en su Reporte de Inflación, que la oferta de alimentos se normalizaría, estimando que el ritmo de aumento de estos precios se ubique en 2.8% a fin de año.

El componente estructural de la inflación, medido por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) sin alimentos ni energía, se habría mantenido cercano a 3%, poniéndole cierto piso a la inflación.

Este indicador no ha retornado al punto medio del rango objetivo desde julio del 2011 (casi tres años), señaló el analista senior del Departamento de Estudios Económicos del banco, Mario Guerrero.

Los precios internos de los combustibles habrían descendido en mayo, por segundo mes consecutivo, en línea con el precio internacional del petróleo (-1%).

Las tarifas de transporte interprovincial también habrían registrado una corrección de sus precios luego del incremento estacional por Semana Santa, indicó en el Reporte Semanal del banco.

Las tarifas eléctricas habrían aumentado en mayo, debido al efecto rezagado del incremento registrado en abril, acumulando un aumento de 9% durante los últimos 12 meses.

En su Reporte de Inflación, el BCR prevé que los precios de la energía se mantengan altos debido a la actualización de los contratos de generación eléctrica.

El ente emisor estima un aumento de estos precios de 6.9% durante todo el 2014. Los alimentos vinculados a soft-commodities mantienen un comportamiento moderado de sus precios (1.6% durante los últimos 12 meses).

No obstante, los precios internacionales de los insumos se mantienen presionados al alza en lo que va del año, principalmente el trigo (con un alza de 21%), el azúcar (24%) y el maíz (16%).

En parte estas alzas se explican por problemas de oferta en Rusia y Ucrania, importantes productores de trigo.

La inflación mayorista, indicador que refleja el incremento de costos e insumos, estaría próxima a 3%, manifestó Guerrero.

La inflación importada registraría su pico en mayo, con un aumento de 4.9% durante los últimos 12 meses, explicado principalmente por el aumento de los combustibles (8%), los precios de automóviles (8% en términos de nuevos soles) y las medicinas (5%). La inflación interna habría retrocedido a un ritmo de 3.1%.

Geográficamente, en lo que va del año el mayor ritmo anual de inflación se registra en Puno e Iquitos (superando el 5%).

Diecinueve ciudades registran un ritmo de inflación entre 4% y 5% anual, mientras que sólo cinco ciudades registran una inflación anual compatible con el rango objetivo del BCR (Cajamarca, Chachapoyas, Tarapoto, Huaraz y Moyobamba).

Las expectativas de inflación para el presente año registraron un leve aumento, pasando de 2.8% en marzo a 2.9% en abril, en línea con el aumento de pronósticos por parte de autoridades y analistas, aunque se mantienen ancladas dentro del rango meta.

De acuerdo con el Reporte de Inflación, el BCR mantiene la previsión de una convergencia de la inflación hacia el rango meta en el 2014 y que la influencia de los factores transitorios que aceleraron el ritmo de la inflación durante el primer trimestre continuará disipándose en los meses siguientes.