La Dirección de Signos Distintivos del Indecopi realizó dos talleres sobre marcas colectivas en la región Piura y la zona del Valle de los Ríos de Apurímac, Ene y Mantaro ( ), con el fin de informar a los agricultores de ambas zonas sobre la importancia de la protección de la propiedad intelectual.

El primer taller fue organizado en coordinación con la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), en el marco del convenio suscrito entre ambas instituciones, con el que se busca fortalecer el uso de las herramientas de la propiedad intelectual entre las comunidades indígenas.

Con ellas, los emprendedores puedan hacer uso de una marca propia y participar en mejores condiciones en el mercado.

A esta actividad asistieron los representantes de las asociaciones de agricultores de café, cacao, frutas, sacha inchi y ajonjolí; además de los funcionarios de la Oficina Regional del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) en el Vraem y funcionarios de diversas entidades públicas ligadas a la agricultura de esta zona del país.

Este evento sirvió de marco para la entrega del registro de marca de café Vraino a la Asociación de Cafetaleros de Ayna (Ayacucho).

PiuraEl segundo taller fue organizado en coordinación con Sierra Exportadora, en el marco del convenio suscrito entre ambas instituciones, que tiene como fin promover la competitividad de los productos de las regiones andinas del Perú, a través de la promoción y uso del registro de marcas colectivas, como herramientas de desarrollo sostenible.

Ambos talleres estuvieron a cargo de la expresidenta del Tribunal de Propiedad Intelectual del Indecopi, Ana María Pacón, y consultora internacional en dicha materia contratada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

El público asistente pudo conocer de forma detallada el procedimiento a seguir para el registro de marcas colectivas.

La realización de estos talleres permitió al Indecopi sensibilizar e informar a los productores sobre las ventajas de registrar marcas colectivas, fortalecer las capacidades de los funcionarios públicos, promover el diagnóstico situacional y generar una selección de productos de las zonas de intervención, a fin de que la institución y sus aliados puedan acompañar en la obtención y gestión de una marca colectiva.