Stavanger, Noruega (Reuters).- La jefa de la Agencia Internacional de Energía expresó su más fuerte oposición hasta ahora a la liberación de reservas estratégicas de petróleo, abriendo la puerta a un potencial conflicto con el miembro más influyente del organismo, Estados Unidos, que .

La directora ejecutiva de la agencia, la holandesa Maria van der Hoeven, dijo que por sí solos los mayores precios del petróleo no justifican una liberación de reservas estratégicas y que los mercados petroleros podrían sobrellevar la pérdida de las exportaciones iraníes, golpeadas por las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

"Los altos precios por sí solos no son causa para que la IEA libere las existencias colectivas y en este momento vemos que el mercado del crudo está suficientemente abastecido", dijo en una entrevista con Reuters. "Vemos que la pérdida de estos barriles iraníes fue un proceso largo, por lo que el mercado tuvo tiempo para ajustarse", agregó.

La Agencia, conocida por su sigla en inglés de IEA, representa a 28 países importadores de energía. El ha estado operando por encima de los 110 dólares en las últimas semanas, después de caer por debajo de los 90 dólares en junio.

Esto generó que algunos países miembros aumentaran la presión sobre la IEA, en particular Estados Unidos, para aprovechar los inventarios de petróleo de emergencia y así atenuar el aumento de los precios.

La perspectiva de liberar reservas resurgió dos semanas atrás cuando Reuters informó que la Casa Blanca estaba desempolvando planes en ese sentido por temor a que los crecientes precios del petróleo pudieran socavar los efectos de las sanciones contra Irán.

Si bien la reducción de las exportaciones iraníes en cerca de un millón de barriles diarios podría usarse para justificar una liberación de las reservas, las autoridades estadounidenses están interesadas en que los crecientes precios no mermen el impacto de las medidas destinadas a poner presión para que Irán desmantele su programa nuclear.

Sin embargo, Van der Hoeven se aferró a las variables de oferta y demanda. "Las sanciones iraníes no salieron de la nada. El mercado se ha ido ajustando con relativa facilidad para bajar los suministros iraníes en los últimos nueve meses", dijo Van der Hoeven.

"Por el lado de la oferta, hay un fuerte aumento en la producción de otras fuentes de la OPEP, como Arabia Saudita, y también vemos una fuerte aceleración en Estados Unidos y las arenas petrolíferas de Canadá", agregó.

Algunos informes publicados la semana pasada mostraron que el plan de liberación, apoyado principalmente por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, ha ido ganando terreno, pero los comentarios de Van der Hoeven indican que la IEA se mantiene firmemente en contra.

En cuanto al impacto potencial de la tormenta tropical Isaac, Van der Hoeven dijo que es un factor interno que puede desencadenar una respuesta interna. "Es un punto interno. Lo que hemos visto en Estados Unidos con un huracán como ese es que si tiene un efecto interno, Estados Unidos más de una vez tomó sus propias medidas", explicó.

En el 2005, tras el paso de los huracanes Katrina y Rita por Estados Unidos, la IEA coordinó la liberación de reservas. En esa ocasión, los países europeos exportaron productos refinados a Estados Unidos para complementar la liberación por parte de Washington de petróleo de sus reservas estratégicas.