El tercer Encuentro Empresarial en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y de los países árabes – es una "oportunidad extraordinaria" para estrechar los vínculos de nuestras regiones, afirmó hoy el presidente Ollanta Humala.

Al inaugurar este foro, el mandatario peruano pidió a los empresarios sudamericanos y árabes llevar delante un "diálogo intenso y fructífero", que se comprometa con el desarrollo inclusivo que busca el beneficio de la población en su conjunto, más allá de la rentabilidad individual.

Así, subrayó la necesidad de un trabajo unido del sector público y privado, con el fin de asegurar un futuro próspero para la población.

"Considero que el tercer encuentro empresarial ASPA es una oportunidad extraordinaria para estrechar los vínculos entre nuestras regiones", aseveró.

El Jefe de Estado indicó que un contexto favorable para se sustenta en el cumplimiento de la ley como la mejor garantía para afianzar el crecimiento y la lucha contra la corrupción como la mejor forma de fortalecer las instituciones y favorecer la inclusión social, e incorporar a toda la población en los beneficios del crecimiento económico.

"Lo dijimos desde el primer día de nuestra gestión, somos el Gobierno de un país serio que cumple con sus compromisos", enfatizó.

En su discurso, consideró como un honor para el Perú ser el escenario de esta tercera reunión de líderes empresariales, de un foro que se constituye en un punto de encuentro de dos regiones pujantes y emprendedoras.

*RelacionesHumala resaltó que América del Sur y los Países Árabes cuentan con una diversidad de recursos naturales, un vasto patrimonio cultural y un gran potencial para lograr mejor complementariedad mediante la cooperación económica, el intercambio comercial y el mayor flujo de inversiones.

Manifestó que es una excelente iniciativa que complementa la agenda que los líderes políticos de ambas regiones desarrollaran hoy y mañana en Lima.

"La materialización de mayores entre el mundo árabe y América del Sur, demandan un mayor conocimiento recíproco de las oportunidades de comercio e inversión que existen entre nuestras regiones y el establecimiento de condiciones que permitan un beneficio mutuo entre los empresarios de nuestros pueblos", dijo.

Recordó que América del Sur, pese a la coyuntura internacional, es la región más dinámica y emergente del mundo, con altas tasas de crecimiento en un marco general de estabilidad macroeconómica.

"Somos una región que apoya el crecimiento global, pudiendo aportar a la reactivación económica mediante el emprendedurismo de nuestros empresarios, la realización de las potencialidades de inversión que ofrecemos, el dinamismo y apertura al comercio internacional y la inversión extranjera directa; todo esto en un marco de respeto al Estado de Derecho y seguridad jurídica", anotó.

"Si bien cada país sudamericano tiene sus propias particularidades, somos una región que cree en el potencial que puede lograrse entre regiones emergentes que deciden complementarse y beneficiarse mutuamente", remarcó. "En esa línea, debemos de impulsar el desarrollo de nuestras fuentes de energía basadas en recursos renovables para poder generar una desarrollo que sea sostenido y sustentable económica, social y ambientalmente", acotó.

"Podemos nutrirnos de la experiencia árabe en el marcado énfasis que estos países le están dando a la educación y la investigación, dialogar sobre nuevas técnicas de manejo y producción de agua y naturalmente analizar conjuntamente el calentamiento global y sus efectos en nuestras regiones y el resto del mundo", puntualizó.