La Asociación de Exportadores () estimó que la huelga de trabajadores en el puerto del Callao ya generó pérdidas al país por más de US$ 100 millones y adicionalmente traería problemas en el abastecimiento de productos de primera necesidad, como pan, pollo, aceite, harina, detergentes e insumos industriales, por lo que la inflación se incrementaría.

"Esto nos permite constatar que el Perú es sumamente dependiente del , tanto para exportación como para importación de bienes de consumo masivo y de insumos industriales, lo cual debe obligar a las autoridades a tomar medidas excepcionales que garanticen la restitución del normal funcionamiento del puerto para el libre tránsito de personas y carga", indicó.

Además aclaró que el problema en el puerto no es generado por los consignatarios ni por los transportistas sino que se trata de un conflicto entre la empresa y sus estibadores, aunque igual esto origina importantes pérdidas económicas al país.

"Cualquier empresa puede tener problemas operativos, laborales o de gestión pero estos no deben afectar a terceros, particularmente si se trata de un servicio público. En tal sentido los problemas del puerto no deben afectar la vida e integridad de terceros, ni la competitividad del país", anotó.

Según el gremio exportador, el conflicto ya cumplió 18 días y mantiene inactivo la mayor parte del terminal portuario sin que las autoridades y APM Terminals Callao encuentren medidas de solución integrales.

Asimismo, reveló que actualmente hay 26 barcos que esperan ser atendidos y adicionalmente 10 más arribarán la próxima semana.

También advirtió que los dueños de la carga, las empresas de transporte y los funcionarios del puerto vienen recibiendo amenazas de muerte con el propósito de amedrentar a quienes muevan la carga durante la huelga.

"Según fuentes cercanas, un sector del sindicato de estibadores estaría bajo amenazas e infiltrado por el narcotráfico y son ellos quienes se oponen a la 'nombrada electrónica' y al ingreso de camiones al puerto", anotó Adex.

Ante esta situación, los importadores, exportadores y transportistas pidieron al concesionario y al Gobierno tomar el control de la situación y crear las condiciones necesarias para obtener una solución definitiva que permitan normalizar las operaciones portuarias con los estándares y la seguridad debida.