SAO PAULO, (Reuters).- Los trabajadores del metro de Sao Paulo aprobaron el domingo mantener una en reclamo por mejores salarios pese a que una corte la declaró ilegal y complicando los preparativos para la Copa Mundial de Fútbol.

Se espera que los trabajadores voten nuevamente el lunes a las 13:00 hora local (16:00 GMT, 11:00 hora del Perú), después de una manifestación prevista a realizarse en el centro de Sao Paulo y en la que estarán acompañados por otros movimientos sociales.

El sindicato de los trabajadores del metro aseguró en un comunicado que pidió ayuda a la presidenta Dilma Rousseff para que se reanuden las conversaciones con el gobierno paulista, que controla el metro de la ciudad. El domingo, una corte fijó una multa de 500,000 reales (US$ 223,000) por cada día que los trabajadores no cumplan con sus labores desde el lunes.

También declaró ilegal la huelga, allanando el camino para que la estatal Companhia do Metropolitano de Sao Paulo despida a los que acatan la huelga. Los trabajadores de metro exigen un aumento salarial del 12%, pero la firma ha ofrecido un 8.7%.

Con las principales líneas de metro cerradas desde el jueves, los desplazamientos en la ciudad más grande de Brasil han sido caóticos. La huelga provocó que varios funcionarios de la FIFA quedaran atrapados en más de dos horas de tráfico vehicular días atrás cuando intentaban llegar a una conferencia sobre el Mundial, que comienza con un encuentro entre Brasil y Croacia en Sao Paulo el jueves.

Brasil ha soportado múltiples de la organización del Mundial, porque se considera que el gobierno de Dilma Rouseff está invirtiendo dinero que se necesita para acabar con la pobreza y el desempleo en ese país.