María Claudia de la Barramdelabarra@diariogestion.com.pe

Han sido grandes los esfuerzos por la implementación de medidas que promuevan el bienestar y desarrollo sostenido del país. Sin embargo, muchas veces dichas reformas no pasan de ser propuestas o recorren un arduo, y hasta violento camino, para ser ejecutadas. Prueba de ello han sido los funestos actos que se presenciaron en el traslado de los comerciantes de La Parada.

Para el exviceministro de Economía, , uno de los grandes obstáculos para la implementación de reformas para el desarrollo es la inclinación de algunos grupos económicos y políticos por el 'status quo' (estado del momento actual), oponiéndose a cambios que 'puedan' afectar su situación actual.

"Cuando se quiere dar algún salto a las mejoras, hay rechazo por parte de esos grupos porque piensan que van a perder, ya que van a tener que formalizarse, prepararse, capacitarse, etc. Pero no toman en cuenta que a la larga pueden terminar ganando", dice el jefe del departamento de Economía de la .

Pero, definitivamente, el desarrollo de un país no es posible sin un trabajo continuo, con bases sólidas de confianza, entre el y privado. Y es que la contribución de capital proveniente del no podría contribuir al desarrollo y creación del empleo sin un Estado eficiente y justo.

En ese sentido, Casas asegura que aún hay un largo camino por recorrer para lograr una mejora en las percepciones que tienen ambos sectores en el Perú, las cuales, muchas veces, "no son tan ciertas y generan desconfianza".

Sostiene que el sector público muchas veces ve al como muy rentista un empresario 'merca' y tratando de obtener beneficios en el corto plazo.

"Mientras que el sector privado tiene la idea de que el es burocrático, ineficiente, y que siempre estará poniéndole trabas. Esto genera mucha desconfianza entre ellos, e impide un trabajo conjunto por el desarrollo del país", refiere el también docente de la Universidad del Pacífico.

MedidasCasas afirma que esta relación de desconfianza puede ser revertida mediante la convocación del Estado a los empresarios para la toma de medidas conjuntas en sectores que pueden generar grandes oportunidades para el país, como el subsidio en Ciencia y Tecnología.

"El sector privado puede ingresar a invertir en este tema para la mejora de la productividad de la economía. Igual puede ocurrir con la Salud y la Educación y con las Instituciones, para que haya más respeto a las leyes", señala.