Atenas (Reuters).- Grecia saldrá de una recesión de seis años en el 2014, de acuerdo a las estimaciones del proyecto de presupuesto difundido hoy, en una de las señales más contundentes hasta el momento de que el país ha dejado atrás lo peor de su devastadora .

El Gobierno de Atenas, rescatado financieramente en dos ocasiones, también confirmó que registraría superávit presupuestario primario por primera vez en más de una década.

El panorama positivo marca un drástico giro en el destino de una nación, que se había convertido en un hijo problemático para al salir de una crisis para meterse en otra mientras caminaba por el abismo de la bancarrota y exasperaba a sus socios internacionales con una serie de promesas incumplidas.

Analistas advirtieron que pese a las señales de estabilización económica, Grecia seguía necesitando ayuda y que era inevitable que requiera nuevos alivios en la deuda, que se prevé que alcance casi un 175% del producto interno bruto este año.

"El punto clave es que mientras las cosas mejoran, lo están haciendo desde un nivel muy bajo. Grecia aún necesita asistencia financiera externa", dijo Ben May, economista de Capital Economics, con sede en Londres.

"Ciertamente hay señales de que lo peor de la crisis habría pasado en la zona euro en el corto plazo, pero podrían verse fácilmente preocupaciones surgiendo a más largo plazo", agregó.

La economía griega, que se contrajo alrededor de un cuarto desde su punto máximo en el 2007 y dejó a más de uno de cada cuatro ciudadanos fuera del mercado laboral, crecerá un modesto 0.6% en 2014 gracias a un repunte en la inversión y las exportaciones, incluyendo el turismo, estimó el presupuesto.

Atenas pronostica además un superávit presupuestario primario de un 1.6% de la producción nacional para el año próximo y se encamina a reportar un pequeño superávit de 340 millones de euros este año.

Lograr un superávit primario que excluye los costos por el servicio de la deuda es clave para ayudar a Grecia a conseguir alivio de parte de sus prestamistas internacionales, la (UE) y el (FMI).

"En los últimos tres años, Grecia se encontró en una dolorosa recesión con un nivel de desempleo sin precedente", dijo el viceministro de Finanzas, Christos Staikouras, mientras daba a conocer el presupuesto para 2014. "Desde este año, los sacrificios han comenzado a dar sus frutos, brindando las primeras señales de una salida de la crisis", añadió.