Los ministros han dicho reiteradamente que Grecia no tendría los fondos para pagar al FMI, a menos que se alcance un acuerdo con los acreedores para desbloquear US$8.039 millones de congelados durante la negociación de ambas partes por las condiciones que se exigían a Atenas para obtener ayuda.

Las conversaciones se rompieron el fin de semana, generando la imposición de controles de capitales a los bancos griegos.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, había dicho este mes que Grecia caería en incumplimiento el 1 de julio si no pagaba, pero un portavoz del FMI dijo la semana pasada que la falta de un pago calificaría a Grecia "en atraso".

El incumplimiento del pago llevaría a más cerca de una salida de la zona del euro si provoca que el Banco Central Europeo corte la financiación de emergencia de la que dependen los bancos griegos. Sin embargo, se espera que el BCE mantenga la ayuda al menos por esta semana y hay analistas que dicen que Grecia podría incumplir su deuda y seguir en el euro.

Pese al golpe de un incumplimiento de pagos de un país de la , el destino de Grecia permanecería sin cambios hasta un referendo del 5 de julio sobre los términos de un rescate presentado por los acreedores del país.

Políticos de la zona euro han advertido a los griegos de que un triunfo del "no" al paquete de ayuda sería equivalente a un rechazo de involucrarse con los acreedores que apunta hacia su salida de la .

Semana crucial para Grecia tiene todo el derecho a organizar un pero dispone hasta el martes para alcanzar un acuerdo con sus acreedores, que evite una salida del euro, insistió este lunes 29 de junio el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy.

Los de GreciaEl optimismo de los dirigente de la zona euro para llegar a un acuerdo con Grecia atenúa el temor de un default del país, donde sin embargo se prepara una batalla política para hacer aprobar las concesiones del gobierno.

Diario La República de ColombiaRed Iberoamericana de Prensa Económica