y sus acreedores europeos se reúnen hoy en Bruselas para intentar acercar posiciones en sus grandes diferencias, tras la petición de Atenas de que se extiendan seis meses los préstamos para pagar sus grandes deudas.

En la reunión, la tercera entre los ministros de Finanzas de los 19 países de la en poco más de una semana, tratarán de responder a la demanda del Gobierno de Atenas de que se le conceda más tiempo para poner fin al actual programa de rescate y negociar nuevos arreglos con sus socios que sean menos onerosos para los ciudadanos griegos.

Pese a las tensiones de estas semanas, parece que Grecia y la zona euro están cerca de lograr un acuerdo sobre un paquete de financiamiento para sus reformas, dijo un funcionario griego de alto rango antes de una crucial reunión de ministros de Finanzas del bloque monetario.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Grecia había hecho una gran cantidad de concesiones para llegar a un acuerdo y que la zona euro debe mostrar también cierta flexibilidad.

"Hemos cubierto las cuatro quintas partes de la distancia", dijo el funcionario, agregando que Grecia quería cerrar un acuerdo, pero que no iba a dar marcha atrás ante la presión ejercida por el Eurogrupo.

Sin embargo, la revista alemana Spiegel reportó que el Banco Central de Reserva (BCE) se alista para salida de Grecia de la zona euro y su personal técnico está diseñando planes de contingencia sobre cómo mantener intacto al resto del bloque monetario.

La revista alemana también informó que el BCE está presionando a Atenas para que aplique controles a los movimientos de capital. La autoridad monetaria de la Unión Europea se abstuvo de comentar.

El Ministerio de Finanzas de Alemania se mostró hostil a una propuesta de Atenas esta semana, aunque Berlín suavizó el tono poco antes de que los ministros del bloque se reunieran en Bruselas.

El miércoles, el accedió a un modesto incremento en el financiamiento de emergencia para los bancos griegos, manteniendo la presión sobre Atenas para que alcance un acuerdo de asistencia con sus socios europeos, antes de que los prestamistas se queden sin efectivo.

Antes de la reunión, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, descartó la salida de Grecia de la Unión Europea.

"Veo a Grecia como un miembro permanente de la familia del euro", dijo Juncker en extractos de la entrevista con la revista WirtschaftsWoche. "No habrá una salida de Grecia", afirmó.