respondió hoy al comunicado emitido ayer por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) del Perú con relación a la controversia sobre el pago de los Bonos de la Deuda Agraria.

Como se sabe, el fondo de cobertura con sede en Greenwich, Connecticut, presentó el por "violaciones del Acuerdo de Promoción Comercial entre EE.UU. y el Perú", en relación con los bonos impagos de la reforma agraria peruana.

El informó ayer que Gramercy, en vez de participar en este proceso, "ataca al Perú y al esquema implementado para los tenedores de bonos en su intento de obtener ganancias más allá de las que tiene derecho. Es Gramercy, no el Perú, que ha violado el objeto, fin y los requisitos del Tratado".

[ LEA TAMBIÉN: ]

Ante estos comentarios, Gramercy dijo hoy que el argumento del MEF de que ellos se han negado a entablar negociaciones de buena fe con el Perú es falso y "se puede demostrar".

"Gramercy ha estado buscando conversaciones amistosas con el MEF por más de seis años. Sin embargo, en todo ese tiempo, el MEF no ha estado dispuesto a tener una sola reunión con Gramercy para discutir el fondo de sus preocupaciones sobre cómo resolver el tema de los Bonos de la Deuda Agraria", dijo el gestor de inversiones.

Tras la presentación de su en febrero del 2016, Gramercy dijo que volvió a buscar activamente negociaciones amistosas con la Comisión Especial que representa al Estado en Diferencias Relativas a Inversiones, y "le propuso no iniciar procedimientos de arbitraje con el fin de facilitar las negociaciones".

[ LEA TAMBIÉN: ]

Lejos de pretender imponer una "renuncia excesivamente amplia de sus derechos", como sostiene el MEF, Gramercy propuso un "convenio de garantía de derechos" estándar para suspender la ejecución de la norma de tres años de prescripción del Tratado.

Después de meses de negociaciones, el MEF en última instancia, se negó a firmar el acuerdo propuesto por Gramercy, sustituyéndolo en último momento por una nueva y totalmente inaceptable propuesta que pretendía imponer obligaciones contractuales irrazonables a Gramercy que están fuera del alcance de cualquier convenio estándar.

"Una vez más, invitamos al MEF darle al público copias de toda la correspondencia escrita con Gramercy", agregó el fondo.

Por último, Gramercy dijo que a pesar de lo anterior, ellos siguen creyendo que "una solución consensuada y amistosa a este problema beneficiará no solo Gramercy, sino también al Perú, así como a todos los tenedores de bonos".

"Gramercy reitera que, si en algún momento el actual o próximo gobierno desea cambiar este enfoque y trabajar de manera constructiva para encontrar una solución, Gramercy, por supuesto, aceptará con gusto esos esfuerzos", concluyó.