Los inversionistas parecen dirigir su atención hacia el de los aumentos impositivos y los recortes en los gastos programados. Antes de la , sin embargo, estaban dispuestos a pasar por alto que sería difícil negociar y convenir acuerdos.

"Hoy, este ya no perece ser el caso, y los acciones seguirán enfrentando una presión a la baja hasta que los inversionistas vean que ese 'abismo fiscal' pueda resolverse", dijo Bob Doll, asesor senior de , firma de administración de inversiones globales, en un comunicado.

"Los mercados parecen predecir que el Congreso y el gobierno de Obama podrán crear medidas previsionales a corto plazo que demoren el impacto inmediato del 'precipicio fiscal, dejando en espera, hasta el año siguiente, muchas de las decisiones difíciles", indicó Doll.

Otra recesiónEl ejecutivo también advirtió que "si no se llega a ningún acuerdo, es posible que el país caiga en recesión y el presidente Obama se vea arrastrado a un largo periodo de enfrentamiento con los republicanos por asuntos fiscales, lo cual paralizaría su segundo mandato".

También explicó que un punto clave será si Obama estaría dispuesto a negociar sobre su insistencia en subir los impuestos sobre la renta para las familias con ingresos superiores a US$ 250,000 anuales. "En el caso que se muestre dispuesto a analizar el asunto, representaría una importante referencia para los inversionistas", finalizó.