Módulos Temas Día

Gasto en salud crece a su ritmo más rápido en siete años

Durante la crisis financiera muchos países que se vieron severamente afectado por la recesión económica, en particular en Europa, se propusieron reducir el gasto en salud para controlar los gastos del presupuesto público.

EsSalud

Trabajadores de EsSalud. (Foto: USI)

Trabajadores de EsSalud. (Foto: USI)

Por: OCDE

El gasto en salud volvió a crecer después de la desaceleración tras la crisis financiera. En el 2016 creció a su tasa más alta en siete años y se espera un mayor crecimiento en las cifras oficiales del 2017.

La atención al gasto de la OCDE aumentó en un 3.4% en una tasa más alta desde el 2009, aunque aún por debajo de niveles de crisis.

Las estimaciones preliminares para el 2017 se espera que el gasto crezca de nuevo alrededor de 2.5% con un número de países incluyendo Canadá, Holanda y Nueva Zelanda.

Actualmente, los gastos en salud siguen siendo inferiores a los años antes de la crisis. Antes del 2009, el gasto promedio en salud aumentó en 4.6% (en términos reales, superando el crecimiento económico, como resultado del aumento de los precios del sector, el aumento de la demanda de servicios y políticas para ampliar la cobertura de la atención médica). 

Incluso en el 2017 todavía estaba casi un 30% por debajo del nivel del 2009; el gasto per cápita en Portugal, Italia y España apenas ha vuelto a los niveles previos a la crisis. 

Durante la crisis financiera muchos países que se vieron severamente afectado por la recesión económica, en particular en Europa, se propusieron reducir el gasto en salud para controlar los gastos del presupuesto público: el gasto se financió para 3/4 partes de la fuentes públicas.

Las políticas para reducir el crecimiento del gasto incluyen controles sobre los salarios de los trabajadores de la salud pública, detener el reclutamiento y las reducciones reales en la fuerza de trabajo de salud, recortes en las tarifas a los proveedores y la contención del gasto en productos farmacéuticos.

El consumo de bienes y servicios de salud representó el 8.9% del PBI en el 2016. Las estimaciones preliminares prevén que esta relación se mantendrá este año, aunque ocultando una amplia variación en los países de la OCDE.

Con un 17.2% del PBI, el consumo de atención médica representaba una porción mucho mayor de la economía en los EE.UU y significativamente más que Suiza (12.3%) y Francia (11.5%), el segundo y tercer gasto más alto.

En el otro extremo de la escala, Turquí con 4.2% y México con 5.4% gastaron menos del 6% de su PBI en salud. En términos de per cápita se estima que el gasto en salud en el 2017 llegó a los US$ 4,069 en promedio en toda la OCDE

Esto es aproximadamente un 70% más de lo que los países de la OCDE gastan en educación para cada ciudadano. En los Estados Unidos, se espera que el gasto promedio haya aumentado por encima de los US$ 10,000 por primera vez en el 2017, siendo la salud el mayo ítem de consumo de hogares.

¿De dónde provienen los servicios de salud?

En casi todos los países los servicios de salud se obtienen ya sea a través del Gobierno o de alguna forma de seguro obligatorio de salud.

En el Reino Unido, Islandia, Dinamarca y Suecia alrededor del 80% de los gastos son financiados por el gobierno nacional o regional.

"El gasto per cápita fue muy superior al promedio de la OCDE en Suiza (US$ 8,009), Luxemburgo (US$ 7,049) y Noruega (US$ 6,351).
El crecimiento total del gasto en salud en 2016 se debió  principalmente a los aumentos en la atención ambulatoria (+4.4%); los tratamientos prolongados (+3%), productos farmacéuticos al menudeo (+2.8%) y pacientes hospitalizados (+2.2%) registraron un crecimiento más moderado".

Leer comentarios ( )