Reuters.- El aumentó más de lo esperado en junio debido a que las familias compraron variados bienes y servicios, lo que muestra una fortaleza subyacente de cara al tercer trimestre.

Pese al saludable gasto de los consumidores, el reporte del Departamento de Comercio de Estados Unidos el martes mostró que la inflación aún está contenida.

Economistas afirmaron que esto, junto a un débil y el anémico ritmo de crecimiento económico del segundo trimestre, podría alentar a la Reserva Federal (Fed) a mantener por un tiempo las tasas de interés en los actuales bajos niveles.

"El continuo auge en los gastos en consumo apunta a un favorable paso hacia el tercer trimestre, pero las débiles presiones de precios se suman a la narrativa del contexto de debilidad inflacionaria, lo que abogará por la cautela en la Fed", dijo Millan Mulraine, de TD Securities en Nueva York.

El gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, se incrementó 0.4% en junio, luego de un avance similar en mayo. Economistas encuestados por Reuters habían estimado un alza de 0.3% para junio.

Al ser ajustado por inflación, el gasto de los consumidores subió 0.3%, tras un alza de 0.2% en mayo.

El dato de junio fue incluido en el reporte sobre Producto Bruto Interno (PBI) de Estados Unidos en el segundo trimestre, que mostró que el gasto del consumidor avanzó a una tasa anual de 4.2%, la más alta en casi dos años.

Esa alza representó casi todo el ritmo de crecimiento de la economía de 1.2%& durante el período.

Aunque el robusto ritmo de gasto del consumidor del segundo trimestre probablemente no se sustentará, los economistas son optimistas que se mantendrá sólido, apuntalado por el constante aumento de los salarios a medida que el mercado laboral mejora, así como por un aumento en los precios de las casas y los mercados bursátiles.