Madrid (Reuters).- El Fondo Monetario Internacional valoró positivamente las medidas de consolidación y reforma que está llevando a cabo el Gobierno español y le instó a no descuidar las finanzas regionales y a continuar con la consolidación a medio plazo.

"Las y las que están por adoptarse en el futuro contribuirán a la mejora de la situación económica", dijeron en un informe inspectores del FMI.

No obstante, el organismo internacional coincide con el Gobierno español en que es imprescindible avanzar en la construcción y credibilidad europea y que la falta de progresos puede descarrilar las metas.

"Las autoridades españolas siguen comprometidas con la implementación estricta de las medidas. No obstante, el éxito último de las mismas dependerá también de los continuos progresos a nivel europeo sobre el y también sobre los progresos para reducir el estrés en los mercados de la crisis de la deuda soberana", dijo.

Los acordados hace dos semanas por el Ejecutivo, con un alto componente impositivo, permitirán, según los analistas del FMI, la consecución de los objetivos fiscales este año.

"El nuevo paquete fiscal, las acciones en los gobiernos regionales y las medidas estructurales están en líneas generales de acuerdo con las recomendaciones de los inspectores", señalaron.

Los inspectores, que se reunieron con los ministros de Economía y Hacienda, los gobernadores del Banco de España (saliente y nuevo) y representantes financieros, políticos o empresariales y sindicales, estimaron que las reformas "deberían llevar los déficit de 2012 y 2013 cerca de los objetivos revisados, aunque más medidas podrían ser necesarias a partir de 2014".

En sus estimaciones sobre un escenario base, los inspectores del FMI proyectan que el PIB español se contraerá un 1.7% en el 2012 y un 1.2% en el 2013 para volver a la senda de la recuperación en el 2014, con una proyección de crecimiento del 0.9%.

En una reciente revisión de sus proyecciones sobre España, el FMI apuntaba a un PIB negativo del 1.5% en 2012 y del 0.5% en 2003, aunque estas estimaciones no contaban con los efectos recesivos de las últimas medidas fiscales.

Las estimaciones de los inspectores en términos de consolidación fiscal son mejores que las anunciadas por la institución internacional hace dos semanas. Los inspectores proyectaron un déficit del 6.3% del PIB en 2012 (en línea con el nuevo compromiso con Bruselas) y del 4.7% del PIB en 2013 (dos décimas por encima de lo comprometido).

En este contexto, el FMI pidió a las autoridades adoptar tantas medidas adicionales como sean necesarias, especialmente en el lado de los ingresos, así como en el uso de las herramientas para reforzar la disciplina fiscal particularmente a escala regional y local.

Sin embargo, en su informe, el equipo mencionó que algunos de sus miembros ven que, teniendo en cuenta el contexto recesivo, habría margen para un ajuste futuro menos rápido.