Módulos Temas Día

Fiat enfrenta acusaciones por motores diésel y negocia acuerdo

Fiat y los abogados de los conductores, que representan a 150,000 compradores de las camionetas, intercambiaron las condiciones preliminares del acuerdo el martes en San Francisco antes de una audiencia judicial  sobre la moción de la automotriz estadounidense.

Fiat

Fiat

Fiat

Fiat Chrysler USA, algunos conductores de sus camionetas a diésel Dodge y los reguladores se reunirán en enero para analizar un posible acuerdo destinado a resolver una demanda colectiva que acusa a la automotriz de manipular los motores para falsear sus niveles de emisiones.

Fiat y los abogados de los conductores, que representan a 150,000 compradores de las camionetas, intercambiaron las condiciones preliminares del acuerdo el martes en San Francisco antes de una audiencia judicial de dos horas sobre la moción de la automotriz estadounidense para que el caso sea desestimado. Los términos propuestos no fueron revelados públicamente.

El experto en acuerdos conciliatorios Ken Feinberg dijo al juez de distrito federal de Estados Unidos Edward Chen que espera mediar en un acuerdo antes de fines de marzo, cuando el fabricante de automóviles tiene previsto completar las pruebas del software que usará para reparar los dispositivos que según se le acusa habría instalado para pasar las pruebas de emisiones.

El máximo ejecutivo de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, ha sido tajante en afirmar que la compañía no trató de engañar a los reguladores ni eludir las normas de aire limpio.

La división con sede en Michigan de Fiat Chrysler Automobiles NV es el primer fabricante de automóviles en EE.UU. en ser demandado por consumidores de falsear las emisiones diésel; las acusaciones son similares a la admisión de Volkswagen AG de manipular unos 11 millones de vehículos diésel. Si bien VW admitió las acusaciones en septiembre de 2015, Fiat argumenta que cometió un error y está trabajando con los reguladores en una solución.

Acusaciones ‘especulativas’
Los abogados de Fiat Chrysler -que también representaron a VW- argumentaron el martes en el tribunal que los reclamos de los consumidores por una disminución en el valor de sus automóviles y por haber efectuado pagos excesivos son especulativos, y que solo el gobierno de EE.UU. puede demandar a empresas por posibles violaciones de la Ley de Aire Limpio.

"Es un caso en el que no alegan pérdida, solo que pagaron en exceso", dijo Robert Giuffra, abogado de Fiat Chrysler. "No es el caso de VW, donde no se pudieron reparar los vehículos y donde el precio de mercado indica una disminución sustancial de valor".

La abogada de los conductores Elizabeth Cabraser -principal abogada en la demanda civil contra VW- argumentó que la tecnología implementada para pasar las pruebas de emisiones es suficiente evidencia de colusión para que el caso proceda.

"No engañaron sobre los estándares de emisiones solo para ver si podían salirse con la suya", dijo. "Lo hicieron para engañar a los propietarios de automóviles para que compraran estos autos. Si estos autos no van a cumplir con su rendimiento original, entonces estamos en el mundo de VW".

Aprobación de la EPA
La compañía confía en que obtendrá la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) en el primer semestre del próximo año para una solución de software que limitará las multas y no incluirá una admisión de engaño, según una persona familiarizada con las discusiones de la compañía sobre el tema, quien habló a condición de anonimato.

Obtener la aprobación de la EPA y la Junta de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés) para una solución de software podría ayudar a que la compañía evite una costosa campaña de recompra si la reparación puede hacer que los jeeps, vehículos utilitarios deportivos y camionetas Ram a diésel cumplan con las normas de contaminación.

Ese fue el caso en el acuerdo de Volkswagen con los conductores del último modelo de Audi con motores diésel de 3,0 litros que contenían software alterado. A VW se le permitió ofrecer recompras a propietarios de vehículos diésel de 3,0 litros más antiguos, ya que no podían cumplir plenamente las normas mediante una reparación sin afectar el rendimiento.

Por el contrario, las recompras no se extendieron a los conductores de los vehículos diésel de 3,0 litros más nuevos, porque la compañía creía que podrían cumplir con las normas por medio de una solución. La EPA y la CARB aprobaron esa solución el martes.

Leer comentarios ( )