Módulos Temas Día

FAO: Perú tiene 100 mil personas más que padecen hambre, ¿qué ocurrió?

“Ante este nuevo revés en la lucha contra el hambre, no bastan ya intervenciones articuladas entre los sectores del gobierno, todos los actores tienen que trabajar juntos para alcanzar la meta de erradicación del hambre a 2030”, dijo la FAO.

FAO: Perú tiene 100 mil personas más que padecen hambre, ¿qué ocurrió?

El número total de personas que sufre hambre en el Perú alcanzó los 2,5 millones en promedio para el periodo 2014/2016, lo que supone un incremento de 100 mil personas con respecto a la medición anterior (2013/2015), informó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Según el informe "Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2017", publicado por la FAO y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esto significa un "revés" para el Perú, que había sido un país puntero en la reducción del hambre.

"Hemos combatido el hambre eficazmente (en Perú) con políticas y programas intersectoriales. Pero ante este nuevo revés en la lucha contra el hambre, es momento de profundizar en políticas multiactor, en las que todos los involucrados asumen su rol en la transformación del sistema alimentario para hacerlo más sensible a la nutrición y más sostenible, tanto en términos sociales, ambientales y económicos", advirtió María Elena Rojas Junes, oficial a cargo de la Representación de FAO en Perú.

Entre esos involucrados figuran los agricultores, el Estado, la empresa privada, el Poder Legislativo y los consumidores.

La región va malEn América Latina y el Caribe la situación es igualmente preocupante y la publicación subraya que, después de varios años de mejoras progresivas, en 2016, alrededor de 42.5 millones de personas no contaron con la cantidad suficiente de alimentos para cubrir sus necesidades calóricas diarias.

Según el documento, esto supone un aumento de 2.4 millones de personas, un 6% más de la población subalimentada en comparación con el año anterior.

"Con el aumento del hambre, es muy difícil que la región alcance el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 Hambre Cero", dijo Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

Si bien los niveles de hambre siguen siendo bajos en América Latina y el Caribe en comparación con el resto del mundo, hay señales de que la situación se está deteriorando, especialmente en Sudamérica, donde el hambre creció de 5% en 2015 a 5.6% en 2016.

Argentina, Ecuador, El Salvador, Granada, Perú y Venezuela son los seis países (de un total de 33) que presentaron aumentos en su prevalencia del hambre entre los periodos 2013/2015 y 2014/2016.

Aunque el hambre no aumentó en el Caribe, la prevalencia es del 17.7%, lo cual coloca a la subregión como la de mayor prevalencia de las Américas. La peor situación en términos de prevalencia de subalimentación la presenta Haití, donde casi el 47% de la población, es decir 5 millones de personas, sufre hambre. Este número representa casi dos tercios de toda la subalimentación en los países del Caribe.

"Vamos por mal camino. La región ha dado un paso atrás importante en una lucha que venía ganando. No podemos tolerar los niveles actuales de hambre y la obesidad, ya que paralizará a toda una generación de latinoamericanos y caribeños", advirtió Berdegué.

La malnutriciónAl mismo tiempo que se incrementa la proporción de personas subalimentadas, el sobrepeso y la obesidad afectan a todos los grupos de edad en hombres y mujeres y constituye un problema de salud pública en todos los países de la región de las Américas.

La FAO recuerda que hace apenas unas décadas, los gobiernos de la región unían esfuerzos para combatir la desnutrición aguda, la desnutrición crónica y la deficiencia de micronutrientes, hoy día deben agregar a esto la lucha contra el sobrepeso y la obesidad.

"La región enfrenta una doble carga de malnutrición, para combatirla es necesario asegurar el acceso a una alimentación balanceada y abordar los principales factores sociales que determinan la malnutrición, por ejemplo la falta de acceso a alimentos saludables bajos en azúcar, sal y grasas, a agua y saneamiento, a servicios de educación y salud, y a programas de protección social, entre otros", indicó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

La publicación muestra que si bien la desnutrición aguda (bajo peso para la talla) ha sido prácticamente eliminada de los menores de cinco años en la región, todavía el 11% sufre desnutrición crónica (retraso en el crecimiento) y el 7% de los niños sufre sobrepeso.

En el Perú, la prevalencia del sobrepeso en menores de cinco años se encuentra muy cercana al promedio regional, alcanzando el 7,2%; mientras que la desnutrición crónica, aunque con reducciones importantes en los últimos cinco años, todavía afecta a cerca de 400 mil niños y niñas menores de cinco años (13.1%).

"Los méritos que hemos alcanzado en la reducción de la desnutrición crónica en menores de cinco años, han convertido al Perú en un país referente a nivel mundial", reconoció Rojas.

"Pero esa es solo una de nuestras batallas: al reto enorme que aún tenemos como país de atacar la anemia, que afecta a 948 mil niños y niñas menores de cinco años, y las crecientes tasas de obesidad y sobrepeso, debemos sumar ahora la urgencia de revertir esta nueva tendencia al aumento de las cifras globales de hambre en el país", insistió.

Leer comentarios ( )