(Reuters).- Decenas de familiares de pasajeros de un avión desaparecido de se enfrentaron con la policía frente a la Embajada de Malasia en Pekín, tras exigir que la aerolínea y el Gobierno de Kuala Lumpur expliquen lo que pasó.

Los familiares que se manifestaban acusan al Gobierno de de "demoras y engaño", un día después de que se anunciara que el en aguas remotas del Océano Indico.

Entre 20 y 30 familiares enfurecidos lanzaron botellas de agua en la embajada e intentaron ingresar en el edificio, donde reclamaban reunirse con el embajador, dijeron testigos. La protesta terminó algunas horas después, cuando la policía pidió a los manifestantes que se subieran a una serie de autobuses y los escoltó para que se retiraran.

Más temprano, los familiares habían estrechado sus brazos y marchado pacíficamente mientras cantaban "el gobierno malasio nos ha engañado" y "Malasia, devuélvenos a nuestros familiares", sosteniendo pancartas.

El dolor y el enojo de los parientes se desató el lunes luego de que el primer ministro malasio, Najib Razak, citó un análisis de datos y anunció que el de Malaysia Airlines se había estrellado en el sur del Océano Indico.

La confusa respuesta inicial de Malasia a la desaparición del Boeing 777 y el mensaje de texto que recibieron algunos familiares por parte de Malaysia Airlines con la trágica noticia ha enardecido a los parientes de los más de 150 pasajeros chinos que iban en el vuelo.

Tras el anuncio de Najib, el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Xie Hangsheng, reclamó a Malasia que entregue todos los análisis satelitales relevantes que muestran se había llegado a esta conclusión sobre el destino del avión.

El mal clima el martes en la región, lejos de la costa oeste de Australia, obligó a suspender la búsqueda de algún resto, justo cuando una serie de imágenes satelitales y otros avistamientos de objetos flotantes habían incrementado las probabilidades de que se encontrara algún rastro de la nave.