Las exportaciones peruanas sumaron poco más de US$ 2,809 millones en enero del presente año, lo que representó una contracción de 17.9% respecto al mismo mes del 2013, debido principalmente a los menores envíos de productos tradicionales (-24.7%), informó hoy la Asociación de Exportadores ().

Ese retroceso es el mayor de los últimos 12 meses. Según el gremio exportador, en diciembre pasado se formaron algunas expectativas positivas por un menor ritmo de caída de las exportaciones primarias (-11.2%) y una recuperación de las no tradicionales (4.6%) pero, lamentablemente, la situación se agudizó en enero: una caída de -24.7% en las tradicionales y un crecimiento de 2.1% en las no tradicionales.

Si se pudiera hacer un diagnóstico médico sobre el estado de salud de las exportaciones de enero mencionó el presidente de ADEX, Gastón Pacheco, éste diría que está en un estado de pronóstico reservado, con señales de recuperación inestables.

Envíos tradicionalesEn el caso de las (US$ US$ 1,923 millones), los despachos de petróleo y gas natural fueron los que más cayeron (-36.9%). Le siguieron los pasos los sectores minería (-32.1%) y el agro tradicional (-18.8). La pesca tradicional, por el contrario, registró un fuerte crecimiento de 246.7% en enero.

"La esperada producción de cobre de Toromocho todavía no se hace notar en las exportaciones. En el caso del café y de la harina de pescado, cuyos envíos dependen básicamente de la producción nacional, los resultados son opuestos. El primero sigue afectado por los estragos de la roya amarilla mientras que el otro se incrementó gracias a la mayor disponibilidad de anchoveta", dijo Pacheco.

Recordó que las exportaciones tradicionales vienen mostrando resultados negativos desde marzo de 2012, de modo que la recesión mundial no sería la causa de este problema. Según el presidente de ADex, se trataría de un proceso de ajuste estructural en el que los precios de los metales seguirán buscando su punto de equilibrio en un contexto en el que el mercado financiero empieza a superar una etapa de altos niveles especulativos y China se estaciona en un ritmo de crecimiento más bajo.

Envíos no tradicionalesRefiriéndose sólo a los despachos no tradicionales, Pacheco refirió que el subsector Agropecuario y Agroindustrial es el que más aporta en monto exportado (US$ 358.7 millones en enero), lo que representa el 40% del total (US$ 886.3 millones). El subsector pesca (US$ 91.8 millones), por su parte, es el que más creció con 38.7%.

Es importante considerar los cambios que se han dado en el sector no tradicional. Hace años, Confecciones era el principal referente de este sector –ahora ocupa el tercer lugar. En la actualidad, son las agroexportaciones las más dinámicas, gracias a la evolución de las frutas que representan el 34% del subsector. Definitivamente, los grandes casos que se deben analizar son las uvas (36%), los mangos (29%) y bananos (13%).

Pacheco planteó tres escenarios: 1) El crecimiento futuro de las exportaciones mineras deberán basarse en la inversión y producción; 2) la exportación de alimentos de origen agrícola y pesquero tienen ventajas comparativas y mercados para seguir creciendo; y 3) la industria tiene una perspectiva incierta debido a la fuerte competencia de las economías emergentes del Asia y a que es el sector más expuesto a las debilidades competitivas del Perú.