El presidente de la (JNC), Anner Román, estimó que las exportaciones de café del Perú podrían superar los US$ 700 millones en el 2014 si se consolidan los precios del grano en el mercado internacional por encima de los US$ 180 por quintal.

Precisó que la producción cafetalera para el presente año llegaría a 4'600,000 quintales, y la exportación sumaría 4'200,000 quintales, aunque las cifras serán menores a las logradas en el 2013 debido a los daños de la roya.

El inesperado aumento en el precio del quintal de café, de US$ 98 a US$ 182, en el mercado internacional se debe a la fuerte sequía que afecta la producción en Brasil, y según los analistas, esto puede impulsar el precio a más de SU$ 200 por quintal.

Explicó que esta semana se reunirán en Londres (Inglaterra) los líderes de los países productores del café y de la industria, en el marco de la 112va sesión de la Organización Internacional del Café (OIC), para evaluar las consecuencias de la fuerte sequía en las regiones cafetaleras de Brasil, lo que modificó estimados iniciales de sobreoferta mundial a una cosecha menor que la demanda.

"Perú estará oficialmente ausente de este evento, debido a la demora de la Cancillería en tramitar nuestra reincorporación al seno de la OIC, a pesar de que ya se han formalizado los compromisos económicos. No entendemos cómo nuestro país suscribe numerosos acuerdos comerciales, pero se resiste participar en foros de tanta importancia para el principal cultivo de exportación", señaló.

Perú ocupa el octavo puesto en la producción y exportación de café a nivel mundial, y el tercer lugar en la oferta de cafés especiales, tras Colombia y Brasil, que lideran las exportaciones de cafés diferenciados y con valor agregado.

"Esta perspectiva ha inyectado entusiasmo entre los productores de todas las regiones cafetaleras, quienes demandan se acelere la para asegurar buenas prácticas agrícolas en la instalación de más de 20 millones de plantones, cuyo período de instalación está por vencerse", sostuvo.

A este escenario se suma al anuncio del pronto inicio del programa nacional de renovación de 80 mil hectáreas de cafetales improductivos, cuya implementación la esperan desde hace cuatro meses.

Agregó que las organizaciones cafetaleras confían que el ministro de Agricultura y Riego, Juan Manuel Benites, que venía coordinando el diseño del , disponga se acelere el trabajo de planeamiento para el pronto lanzamiento del programa.

"Hay avances importantes en Selva Central, pero en el resto del país hay desazón entre los productores por la lentitud en la calificación de expedientes y acceso a la consolidación de deudas, y otorgamiento de créditos para renovar las plantaciones improductivas", dijo Román.

Asimismo, el gremio cafetalero reconoció el esfuerzo desplegado por el ex ministro Milton von Hesse para enfrentar la crisis cafetalera del año pasado, y su compromiso de emprender la reactivación cafetalera.

"En esta tarea lo acompañaba su viceministro Benites, quien ahora como jefe del sector tiene el desafío de concretar los planes a favor del desarrollo cafetalero. Tenemos optimismo que pisará el acelerador para su concreción", reiteró.

En opinión del gremio cafetalero, el ciclo productivo del café viene alterándose de manera significativa en diversas regiones, debido al desorden del clima, requiriéndose la adopción de tecnologías apropiadas.

"Apostamos por la asociación del cultivo del café con agroforestería, a fin de amortiguar el daño climático y asegurar mejores ingresos a las familias cafetaleras", expresó Román.