En el año 2015 hubo una producción de 9,201 toneladas de palta hass serrana (735,388 kilos más que en el 2014), lo cual generó alrededor de US$ 16 millones 841 mil en , informó Sierra Exportadora.

El desafío de los productores de la sierra peruana por sumarse al auge exportador de la palta hass serrana ha generado que, entre los años 2012 y 2015, este fruto acumule un crecimiento de 55%, porcentaje que se traducen en US$ 58 millones 828 mil en exportaciones, considerando que casi el total de esta producción es destinada para el mercado exterior.

[Etiqueta]
[Etiqueta]

Se prevé que el crecimiento de la producción será mayor en el 2016, debido a que las nuevas plantaciones de palta hass serrana en las regiones de Cusco, Apurímac y La Libertad cumplirán cuatro años en promedio, etapa en la que se potencia el rendimiento, así como la calidad de este cultivo.

Esta tendencia se atribuye, además, a que la palta hass andina tiene cada vez mayor demanda internacional por su gran calidad.

También porque su cosecha central se da entre noviembre y marzo, meses previos a la producción de la costa peruana, y en los que escasea la oferta de los principales exportadores mundiales, especialmente para el mercado europeo, destino fundamental de la palta hass serrana y donde el precio por caja puede llegar hasta los 11 euros.

BeneficiariosEl Programa Nacional de Palta Hass de Sierra Exportadora, que promueve tanto la producción como la exportación de este fruto en la región andina, calcula que esta cadena productiva beneficia a alrededor de 5,000 familias, con empleos directos e indirectos, en las regiones de Ayacucho, Apurímac, Ancash, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Junín, Huancavelica, Lima, La Libertad y Moquegua.

"Debe considerarse, además, que la oportunidad de trabajo que ofrece esta producción evita la migración de mano de obra y, por ende, el descuido de la propia tierra" señaló el presidente de Sierra Exportadora, Alfonso Velásquez.

"Es destacable el caso de los distritos de Chincheros, en Apurímac, donde los jóvenes se veían obligados a trabajar en las zonas vecinas del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), antes de que se optara por la palta hass, que se ha convertido en el producto emblemático y con gran potencial en la región", añadió.