Módulos Temas Día

¿Cómo se explica el bajo desarrollo económico de algunos agricultores?

Aldo Bravo, gerente de marketing de Yara Perú, comenta cuáles son los principales obstáculos de los agricultores.

¿Cómo se explica el bajo desarrollo económico de algunos agricultores?

¿Cómo se explica el bajo desarrollo económico de algunos agricultores?

Un agricultor se encuentra a decenas sino cientos de kilómetros de trocha y asfalto de la ciudad más cercana. Deben pasar horas para acceder a diversos servicios como salud o para poder comercializar sus productos directamente con el consumidor.

De vuelta, debe enfrentar condiciones climatológicas muchas veces adversas. El apoyo del Estado es nulo o no el deseado y poco se conoce sobre avances tecnológicos para tener una mejor producción de sus tierras.

Una situación similar viven miles de familias agricultoras -son más de 2 millones de productores a nivel nacional- que deben ir contra la corriente para mejorar sus condiciones económicas. ¿Cuáles son los retos para mejorar dicho escenario?

Más allá de las condiciones de infraestructura en torno al área de transporte y comunicaciones, entre otros sectores, para Aldo Bravo, gerente de marketing de Yara Perú, un primer tema es la educación.

"El Estado diagnostica que la educación es importante pero hay que dar los pasos. La empresa privada busca capacitar a los técnicos a través de las distintas instituciones del Minagri como el Instituto Nacional de Innovación Agraria, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria, el Programa Nacional de Renovación de Cafetales, Agroideas, entre otros", subraya.

"No es posible que el agricultor siga usando la úrea, cuando hace el voleo del fertilizante, y termina con las manos cuarteadas ya que genera un daño también. Es el fertilizante más usado y el más económico pero hay otras alternativas más eficientes y que cuidan la salud del agricultor a la vez que mejora la productividad", añade.

Un segundo punto es, precisamente, el incremento de la producción. Según afirma Bravo, en Perú se produce 14 toneladas de papa por hectárea mientras que en Holanda la cifra asciende a 50 toneladas.

El especialista asegura que la única forma de mejorar la situación es generar cadenas productivas que incluya desde la semilla del producto, la fertilización de las tierras, la educación, la incorporación de tecnología hasta la comercialización del producto mismo.

"No tiene sentido que empresas peruanas tengan que importar para luego vender la papa a las pollerías", expresa.

Por otro lado, Bravo asegura que los fertilizantes de mayor tecnología –que representa un 5% del mercado- se encuentran gravados mientras que los otros no. Aduce que se trata de un error que se debe corregir de inmediato para que más agricultores tengan acceso a mayor tecnología.

"Esto generaría en el agricultor peruano un aumento de su productividad y un aumento en la calidad que supone dinero directo para la economía de este. Que produzca 10 toneladas más por hectárea o un cafetalero tenga 5 quintales más significa dinero directo.", subraya.

Un último asunto son los intermediarios. Estos, debido a la ausencia de infraestructura para transporte de productos, acceso a mercados y otros obstáculos, se aprovechan de los escenarios y los perjudicados siempre son los productores. Entonces, hay una relación dispareja de dependencia que muchas veces se traduce en abuso.

"Los intermediarios requieren una mayor regulación por parte del Estado ¿Cómo se fija el precio de la papa, del maíz, del arroz? Hay miles de familias involucradas en estos cultivos. Pero no seamos reduccionistas, estos factores son importantes pero el agro es más complejo", finaliza Bravo.

Si bien es cierto que la agricultura depende principalmente de la naturaleza misma, los factores que dependen de las personas pueden ser la cruz o la luz al final del túnel para muchas familias.

Leer comentarios ( )